La tibieza implica un grave peligro para el cristiano

En tres puntos de Camino, San Josemaría nos impulsa a tomar muy en serio la vocación a la santidad.

 
La tibieza implica un grave peligro para el cristiano

Lucha


contra esa flojedad


que te hace perezoso


y abandonado


en tu vida espiritual. —Mira que puede ser el principio


de la tibieza...,


y, en frase de la Escritura,


a los tibios


los vomitará Dios.


(Camino – Punto 325)


 


Me duele ver el peligro de tibieza


en que te encuentras cuando no te veo


ir seriamente


a la perfección


dentro de tu estado.


—Di conmigo:


¡no quiero tibieza!: «confige timore tuo carnes meas!»


—¡dame, Dios mío,


un temor filial, que me haga reaccionar!


(Camino – Punto 326)


 


Eres tibio


si haces perezosamente y de mala gana


las cosas que se refieren al Señor;


si buscas con cálculo


o «cuquería»


el modo de disminuir tus deberes;


si no piensas


más que en ti


y en tu comodidad;


si tus conversaciones son ociosas y vanas;


si no aborreces


el pecado venial;


si obras


por motivos humanos.


(Camino – Punto 331)


 


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación