Los Puentes

Unir dos orillas es una tarea silenciosa y eficiente. Un monumento al servicio.

 
Los Puentes

Los Puentes son como ciertas personas: se los valora cuando ya no están o cuando están rotos y no se los puede usar.

Existen una variedad impresionantes de puentes: cortos y largos, anchos y estrechos, alguien los hizo así por alguna razón.

Todos tienen, sin embargo, algo en común: unir dos orillas.

Atravesándolos, uno siente que, de algún modo lleva un mensaje al otro lado.

También las personas estamos llamadas a ser puentes: para facilitar el encuentro, para superar aflicciones, para estimular el perdón.

Hacer de puente, a veces, cuesta; pero cuando apreciamos los resultados la gratificación es grande. Otras veces, no llegamos el bien que pudimos realizar. No importa, los puentes hacen su trabajo sin exigir nada a cambio.


"Quiero ser para ti como el puente sobre el río"

No soy Dios, ni pretendo jugar a serlo.

Solo Él puede llevarte con seguridad al otro lado,

pero yo quiero ser el puente que haga más fácil la travesía.

Si crees que no es bueno pasar solo, te acompaño.

Si me balanceara, no tengas temor.

Dios me ha colocado en tu camino para ayudarte a cruzar aquel río. Él nos sostendrá.

No dudes en utilizarme;  y cuando llegues, déjame si quieres.

Otros pasarán por medio de mí, como tú; quiero que continúes tu marcha.

Y mientras avanzas por tu camino, escribiendo tu historia, aprende a ser puente para otros que te necesitan.


Tal vez pienses que eres muy frágil para ayudar, o que poco hay de bueno en vos. Simplemente no lo ves. Confía en el Señor y el hará de ti un medio seguro para que otros puedan transitar.


"SE PUENTE, PARA DEJAR PASAR SIEMPRE, SIN RETENER NADA."


Anónimo

 
 
  • NOMBRE: Sergio
    DESCRIPCIÓN: YO QUIERO SER PUENTE...

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación