Martes 27 de Diciembre

El santo de hoy: San Juan Evangelista

 
Martes 27 de Diciembre

Juan 20, 1-8:


El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada.

Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: "Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto".

Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.

Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes.

Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró.

Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo, y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.

Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.


SAN JUAN EVANGELISTA:


Nació en Galilea, fue hijo de Zebedeo y hermano de Santiago. San Juan era pescador, tal como su hermano y su padre. 


Según señalan los antiguos relatos, fue discípulo de Juan el Bautista. Es conocido el relato en el que Jesús lo llama a seguirlo junto a Pedro, Andrés y su hermano Santiago.

Fue el único de los apóstoles que estuvo presente en el Calvario. Recibió del Señor en sus últimos momentos el más precioso de los regalos. Cristo le encomendó a su Madre como si fuera la suya propia.

Según la tradición, el apóstol vivió muchos años, siendo en único del grupo de los Doce que no fue martirizado. También señala que marchó a vivir a Éfeso junto a la Virgen María, a quien acompañó hasta sus últimos días.


Se le atribuye la autoría del cuarto evangelio, tres cartas y el Apocalipsis. A San Juan Evangelista se le representa con un águila al lado, como símbolo de la elevada espiritualidad que transmite con sus escritos.

Según señala San Jerónimo, cuando San Juan era ya muy anciano se hacía llevar a las reuniones de los cristianos y lo único que les decía era esto: "hermanos, ámense los unos a otros". Una vez le preguntaron por qué repetía siempre lo mismo, y respondió: "es que ese es el mandato de Jesús, y si lo cumplimos, todo lo demás vendrá por añadidura". San Epifanio señaló que San Juan murió hacia el año 100 a los 94 años de edad.

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación