No cambies la voluntad de Dios

El valor del momento presente para descubrir lo que Dios nos pide y llevarlo a cabo.

 
No cambies la voluntad de Dios

Esto me ocurrió el sábado 4 de agosto de 2007. Por ese entonces yo era vicario de la Catedral de Rosario (Argentina). Esa mañana tenía que afinar la homilía, ver algunos asuntos de un retiro para jóvenes y de unas clases que empezaba a dar esa semana. Tenía todo bien planeado.


A eso delas 10 me llama por teléfono un abogado, diciéndome que tenía a su tío muy grave en el hospital, amás de 7 km. de mi parroquia, que no había conseguido cura y que si yo podía ir a darle la unción.


Confieso que lo primero que me vino a la cabeza era que se me venían abajo mis planes. Además, para tranquilizar mi conciencia pensé: "No es nuestra jurisdicción". Cuando estaba por decirle que no, me fijé en la pantalla de mi computadora. Había llegado la passaparola de ese día. Passaparola es una frase espiritual que envía cada día el movimiento de los focolares. La frase decía: "No cambies la voluntad de Dios del momento presente". Me dije entonces: "Esto es lo que te pide Dios en este preciso momento". Entonces le contesté que sí.


Al poco tiempo me vinieron a buscar en auto y me llevaron al hospital. En cuantro entré al pasillo una mujer se levantó como un resorte llorando: era la hija del enfermo que iba a ver. Fuimos corriendo. Alcancé a mojarmi dedo en el óleo de los enfermos y a ungirlo en la frente, haciendo sólo la oración indispensable. En ese preciso momento murió.


Me corrió un escalofrío por todo el cuerpo. Nunca había visto morir a una persona...


Ahí comprendí el valor del "momento presente" en que tanto insisten las passaparola.


Y es que no tenemos más que el momento presente para hacer lo que Dios nos pide: el pasado fue y el futuro será. Solo "ES" el momento presente.


Agradecí a a Dios haber recibido la passaparola de ese día.


Gabriel Monte


Extraído de "100 historias en blanco y negro", Buenos Aires (2010), editorial Agape, pág. 156-157.


 

 
 
  • CRISTINA
    Me encanto ,muchas veces nos cuesta pensar cual es<la voluntad de Dios ,o la cambiamos a nuestras comodidades engañándonos ,que eso es lo que Dios quiere ,son buenas estas reflexiones ,hay que rumiarlas para que se hagan carne dentro nuestro ,gracias por compartirlas

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación