Sin llorar en el corazón no se puede entender el misterio de la Cruz

El Papa Francisco aseguró que “sin llorar, llorar en el corazón jamás se podrá comprender” el misterio de la Cruz.

 
Sin llorar en el corazón no se puede entender el misterio de la Cruz

“Hoy miramos la Cruz, historia del hombre e historia de Dios. Miramos esta Cruz, donde se puede probar esa miel de aloe, esa miel amarga, esa dulzura amarga del sacrificio de Jesús. Pero este misterio es tan grande y nosotros solos no podemos ver bien este misterio, no tanto para comprender, sí, comprender..., sino sentir profundamente la salvación de este misterio. Ante todo el misterio de la Cruz”.


El Santo Padre señaló que de este misterio “solo se puede comprender un poquito de rodillas, en la oración, pero también a través de las lágrimas: son las lágrimas las que nos acercan a este misterio”.



“Sin llorar, llorar en el corazón – subrayó Francisco – jamás se podrá comprender este misterio”. Es el llanto del arrepentido, el llanto del hermano y de la hermana que ven tantas miserias humanas” y las miran en Jesús, pero de rodillas y llorando, y jamás solos, ¡jamás solos!”.



Francisco señaló que “sin llorar llorar en el corazón jamás se podrá comprender este misterio”.



“Es el llanto del arrepentido, el llanto del hermano y de la hermana que ven tantas miserias humanas y las miran en Jesús, pero de rodillas y llorando, y jamás solos, ¡jamás solos!”.



El Papa también hizo una comparación entre el árbol del Jardín del Edén y el árbol de la Cruz.



“Aquel árbol había hecho tanto mal y este árbol nos lleva a la salvación, a la salud. Perdona ese mal. Éste es el recorrido de la historia del hombre: un camino para encontrar a Jesucristo Redentor, que da su vida por amor”.



El Santo Padre indicó que “Dios no ha enviado al Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo fuera salvado por medio de Él. Este árbol de la Cruz nos salva, a todos nosotros, de las consecuencias de aquel otro árbol, donde comenzó la autosuficiencia, el orgullo, la soberbia de querer conocer - nosotros - todo, según nuestra mentalidad, según nuestros criterios, y también según esa presunción de ser y de llegar a ser los únicos jueces del mundo. Ésta es la historia del hombre: de un árbol al otro”.



En la Cruz también está “la historia de Dios”, dijo el Papa, señalando que “Él ha querido asumir nuestra historia y caminar con nosotros”.



“¡Dios hace este recorrido por amor! No hay otra explicación: sólo el amor hace estas cosas”.



El Papa aseguró que para entrar en el misterio de la Cruz, “que no es un laberinto pero que se parece un poco, siempre tenemos necesidad de la Madre, de la mano de la mamá”.



“Que Ella, María, nos haga sentir cuán grande y cuán humilde es este misterio; cuán dulce como la miel y cuán amargo como el aloe. Que sea Ella quien nos acompañe en este camino, que ningún otros puede hacer sino nosotros mismos. ¡Cada uno debe hacerlo! Con la mamá, llorando y de rodillas”, dijo.



(Fuente: ACI Prensa)



 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación