Un descontento esperanzador

Algo nos tiene inquietos, una sed profunda en el corazón que reclama ser saciada...

 
Un descontento esperanzador

El poeta sueco Tomas Tranströmer recibió el premio Nobel de literatura de 2011. Tranströmer nació en Estocolmo en 1931 y publicó sus primeros poemas a los 23 años. En 1990, sufrió un ictus (o ACV) que le privó del habla. Su extensa obra se ha traducido a más de 50 idiomas y el comité de los premios Nobel ha destacado su capacidad de crear “imágenes densas y diáfanas” que nos ofrecen “una nueva vía de acceso a lo real”. 


El día que se hizo público que Tranströmer era el ganador del Nobel, yo estaba leyendo Confesiones de San Agustín. El motivo por el que menciono este hecho es que considero que, si se hubieran concedido premios Nobel en el siglo IV, es probable que la obra de Agustín le hubiera hecho merecedor de uno.

Se atribuye más de un centenar de obras a San Agustín. La más conocida de todas ellas, Confesiones, fue escrita entre el año 397 y el 398. Se la considera la primera autobiografía occidental y ha cosechado un amplio reconocimiento a lo largo de los siglos gracias a su original estilo y a la profundidad de su contenido.

La cita más conocida de Confesiones quizá sea «nos hiciste, Señor, para Ti, y nuestro corazón anda inquieto, hasta descansar en Ti». Me pregunto qué te parecerán estas palabras que Agustín dirige a Dios.

Desde mi punto de vista, habla de lo que me atrevería a llamar un descontento esperanzador . Hace referencia a la condición humana que nos lleva a buscar lo que no tenemos: el verdadero descanso. Esto nos causa descontento. Sin embargo, Agustín también afirma que podemos encontrar el descanso eterno en Dios. Por eso, hay  esperanza .

Las palabras de Agustín reflejan un tema habitual en la Biblia. En el Antiguo Testamento leemos: «Él apaga la sed del sediento, y sacia con lo mejor al hambriento». (Salmo 107:9). En el Nuevo Testamento, el mismo Jesús hace esta afirmación en varias ocasiones. Estos son algunos ejemplos: «Venid a mí todos los que estáis agobiados, y yo os haré descansar». (Mateo 11:28) «¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba!». (Juan 7:37).

Así pues, la visión Cristiana reconoce que solo podemos llegar a ser seres completos cuando recuperemos la conexión con nuestro Creador. Solo hallaremos un absoluto reposo cuando descansemos en Él. La Biblia hace hincapié en que hay esperanza para el descontento humano.

C. S. Lewis, el célebre profesor de Oxford y autor de las  Crónicas de Narnia , puso de manifiesto esta idea bíblica y las palabras de Agustín cuando escribió lo siguiente: «Si encuentro en mí un deseo que nada en este mundo puede satisfacer, la explicación más probable es que fui hecho para otro mundo»

Ningún éxito, ninguna fortuna, ninguna relación, ningún saber intelectual, ni siquiera el Premio Nobel, podrá calmar nuestro descontento; porque «nos hiciste, Señor, para Ti, y nuestro corazón anda inquieto, hasta descansar en Ti».

Por Hélder Favarin

Fuente Protestante Digital
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación