Viernes 5 de Agosto

El santo de hoy: Dedicación de la Basílica de Santa María.

 
Viernes 5 de Agosto

Mateo 16, 24-28


Entonces Jesús dijo a sus discípulos: "El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.

Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará.

¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida? Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre, rodeado de sus ángeles, y entonces pagará a cada uno de acuerdo con sus obras.

Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán antes de ver al Hijo del hombre, cuando venga en su Reino".


¡Qué dificil es sustrarse al encanto del mundo! ¿Quién no desea "ganarlo"? Jesús rompe con nuestras estructuras: sus palabras son inéditas, su camino es el estrecho, su promesa es para siempre.


Hoy, 2000 años despúes, la novedad del Evangelio sigue vigente y continúa cuestinándonos.


DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE SANTA MARÍA:


 


Hoy 5 de agosto, se celebra la consagración de esta famosa basílica construida por el Papa Sixto III en el año 432, en recuerdo del Concilio de Efeso que, un año antes, había definido que María sí es Madre de Dios. Esta basílica ha sido remodelada y embellecida durante siglos y su torre fue por mucho tiempo la más alta de Roma. 

Los inicios de este famoso templo se remontan a una antigua leyenda. Ésta señala que, por revelación divina, un matrimonio italiano profundamente piadoso y solidario llegó a un paraje del Monte Esquilino, el cual estaba cubierto de nieve. El monte blanco era el lugar donde ellos debían eregir un templo dedicado a la Madre de Dios. 

Pronto, el templo mariano fue el sitio donde miles de feligreses de todas partes del mundo acudían para venerar y honrar con oraciones y cantos a la Virgen Madre que tomó el nombre de Virgen de las Nieves

Los católicos han tenido siempre mucha veneración por la Basílica de Santa María la Mayor, por haber sido el primer templo dedicado a Nuestra Señora en Roma y porque la antigua leyenda de las nieves que cayeron en el sitio donde iba a ser construida, recuerda a los fieles que cuando lleguen los ardores de las pasiones y el fuego de las adversidades, la Madre de Dios puede traer desde el cielo las nieves de las bendiciones divinas que apaguen las llamas de nuestras malas inclinaciones y calmen la sed de los que ansían tener paz, santidad y salvación.

 

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación