Marcos 3, 22-30

 
Marcos 3, 22-30

En aquel tiempo, los escribas que habían venido de Jerusalén, decían:

«Tiene dentro a Belzebú»

Y añadían:

«Con el poder del príncipe de los demonios expulsa a los demonios».

Jesús los llamó y les puso estas comparaciones:

«¿Como puede Satanás expulsar a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede permanecer. Si una familia está dividida contra sí misma, esa familia no puede permanecer. Si Satanás se ha rebelado contra sí mismo y está dividido, no puede permanecer, sino que está llegando a su fin. Nadie puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si primero no ata al fuerte; sólo entonces podrá saquear su casa.

Les aseguro que todo se les podrá perdonar a los hombres, los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás; será considerado culpable para siempre».

Decía esto porque lo acusaban por estar poseído por un espíritu inmundo.

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación