San Lucas 24,13-35.

 
San Lucas 24,13-35.

Aquel mismo día dos discípulos se dirigían a un pueblecito llamado Emaús, que está a unos doce kilómetros de Jerusalén,


e iban conversando sobre todo lo que había ocurrido.


Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se les acercó y se puso a caminar con ellos,


pero algo impedía que sus ojos lo reconocieran.


El les dijo: «¿De qué van discutiendo por el camino?» Se detuvieron, y parecían muy desanimados.


Uno de ellos, llamado Cleofás, le contestó: «¿Cómo? ¿Eres tú el único peregrino en Jerusalén que no está enterado de lo que ha pasado aquí estos días?»


«¿Qué pasó?», les preguntó. Le contestaron: «¡Todo el asunto de Jesús Nazareno!» Era un profeta poderoso en obras y palabras, reconocido por Dios y por todo el pueblo.


Pero nuestros sumos sacerdotes y nuestros jefes renegaron de él, lo hicieron condenar a muerte y clavar en la cruz.


Nosotros pensábamos que él sería el que debía libertar a Israel. Sea lo que sea, ya van dos días desde que sucedieron estas cosas.


En realidad, algunas mujeres de nuestro grupo nos han inquietado,


pues fueron muy de mañana al sepulcro y, al no hallar su cuerpo, volvieron hablando de una aparición de ángeles que decían que estaba vivo.


Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y hallaron todo tal como habían dicho las mujeres, pero a él no lo vieron.»


Entonces él les dijo: «¡Qué poco entienden ustedes y qué lentos son sus corazones para creer todo lo que anunciaron los profetas!


¿No tenía que ser así y que el Mesías padeciera para entrar en su gloria?»


Y les interpretó lo que se decía de él en todas las Escrituras, comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas.


Al llegar cerca del pueblo al que iban, hizo como que quisiera seguir adelante,


pero ellos le insistieron diciendo: «Quédate con nosotros, ya está cayendo la tarde y se termina el día.» Entró, pues, para quedarse con ellos.


Y mientras estaba en la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio.


En ese momento se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él desapareció.


Entonces se dijeron el uno al otro: «¿No sentíamos arder nuestro corazón cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?»


De inmediato se levantaron y volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once y a los de su grupo.


Estos les dijeron: «Es verdad: el Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón.»


Ellos, por su parte, contaron lo sucedido en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación