San Mateo 5,27-32

 
San Mateo 5,27-32

Jesús dijo a sus discípulos:


Ustedes han oído que se dijo: No cometerás adulterio.


Pero yo les digo: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.


Si tu ojo derecho es para ti una ocasión de pecado, arráncalo y arrójalo lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena.


Y si tu mano derecha es para ti una ocasión de pecado, córtala y arrójala lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena.


También se dijo: El que se divorcia de su mujer, debe darle una declaración de divorcio.


Pero yo les digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de unión ilegal, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio. 


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación