Evangelio del día

Lunes 20 de Febrero
 

San Marcos 9,14-29

San Marcos 9,14-29


Cuando volvieron a donde estaban los otros discípulos, los encontraron en medio de una gran multitud, discutiendo con algunos escribas.


En cuanto la multitud distinguió a Jesús, quedó asombrada y corrieron a saludarlo.


El les preguntó: "¿Sobre qué estaban discutiendo?".


Uno de ellos le dijo: "Maestro, te he traído a mi hijo, que está poseído de un espíritu mudo.


Cuando se apodera de él, lo tira al suelo y le hace echar espuma por la boca; entonces le crujen sus dientes y se queda rígido. Le pedí a tus discípulos que lo expulsaran pero no pudieron".


"Generación incrédula, respondió Jesús, ¿hasta cuando estaré con ustedes? ¿Hasta cuando tendré que soportarlos? Tráiganmelo".


Y ellos se lo trajeron. En cuanto vio a Jesús, el espíritu sacudió violentamente al niño, que cayó al suelo y se revolcaba, echando espuma por la boca.


Jesús le preguntó al padre: "¿Cuánto tiempo hace que está así?". "Desde la infancia, le respondió,


y a menudo lo hace caer en el fuego o en el agua para matarlo. Si puedes hacer algo, ten piedad de nosotros y ayúdanos".


"¡Si puedes...!", respondió Jesús. "Todo es posible para el que cree".


Inmediatamente el padre del niño exclamó: "Creo, ayúdame porque tengo poca fe".


Al ver que llegaba más gente, Jesús increpó al espíritu impuro, diciéndole: "Espíritu mudo y sordo, yo te lo ordeno, sal de él y no vuelvas más".


El demonio gritó, sacudió violentamente al niño y salió de él, dejándolo como muerto, tanto que muchos decían: "Está muerto".


Pero Jesús, tomándolo de la mano, lo levantó, y el niño se puso de pie.


Cuando entró en la casa y quedaron solos, los discípulos le preguntaron: "¿Por qué nosotros no pudimos expulsarlo?".


El les respondió: "Esta clase de demonios se expulsa sólo con la oración". 


 

Santo del día

Lunes 20 de Febrero
 

San Eleuterio, obispo



Nació en Tournai, Francia, a mediados del siglo V, y fue consagrado obispo de su ciudad natal el año 486. Extraordinario predicador, convirtió a un gran número de francos, en tiempos del rey Clodoveo. Al mismo tiempo combatió con su palabra y sus escritos a los herejes que negaban el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios. En una ocasión, al salir de la iglesia donde había celebrado la misa, fue atacado por esos herejes que lo dejaron malherido. A causa de ello murió cinco días después, el año 532. 


 

Miércoles 22 de Febrero

San Mateo 16,13-19

Martes 21 de Febrero

San Marcos 9,30-37

Lunes 20 de Febrero

San Marcos 9,14-29

Sábado 18 de Febrero

San Marcos 9,2-13

Viernes 17 de Febrero

San Marcos 8,34-38.9,1

Jueves 16 de Febrero

San Marcos 8,27-33

Miércoles 15 de Febrero

San Marcos 8,22-26

Martes 14 de Febrero

San Marcos 8,14-21

Lunes 13 de Febrero

San Marcos 8,11-13