¡María, Madre de Dios, enséñame!

Comienzo con ustedes esta nueva etapa de “catequesis familiar” y me gustaría contaros quien soy y qué me gustaría transmitir.

 
¡María, Madre de Dios, enséñame!

Estoy casada con Miguel y tengo cuatro hijos; Blanca (20), María (12), David (11) y Rafa (6).


Hace unos pocos años estudié magisterio porque me di cuenta que la enseñanza era mi pasión. Empecé a dar catequesis a los 14 años. Ya casada, daba talleres de valores, catequesis, teatro, manualidades… Era voluntaria y autodidacta. Había estudiado filología pero necesitaba formarme para enseñar profesionalmente. He ejercido como maestra estos últimos años y me he especializado en plástica y religión. Por motivos familiares y profesionales nos hemos trasladado a vivir a Logroño.



“¡María, Madre de Dios, enséñame!”



No podemos ser voluntarios y autodidactas cuando transmitimos la fe en nuestras familias. Necesitamos la ayuda de un “profesional”. Necesitamos que la Virgen nos enseñe y nos marque el camino.



¿Cómo transmitimos nuestra Fe?



No se trata de hacer muchas cosas y que salgan perfectas y bonitas, ni de lo que decimos a nuestros hijos…



Transmitimos mucho más con lo que no decimos y con el modo como actuamos. Por eso necesitamos la ayuda de la Madre de Dios y del Amor y la misericordia de su Hijo.



Hay etapas de la vida que son muy intensas (generalmente todas lo son), problemas familiares, problemas en el trabajo o el no tenerlo, problemas económicos, los deberes de los hijos y sus preocupaciones, los encargos, la limpieza y organización de la casa… si pudiera poner un emoticon pondría el que se aprieta la cara con las manos, la boca y los ojos abiertos por la angustia.


En medio de todo esto queremos enseñar a nuestros niños a rezar y a querer a Jesús.



He comenzado a leer la exhortación apostólica del Papa Francisco “Evangelii Gaudium” y estoy encontrando muchas respuestas.



Respuestas para mi vida, soluciones para el día a día con mi familia que me gustaría compartir con vosotros...


El Papa Francisco nos enseñó esta oración el día de la fiesta de la Sagrada Familia :


Oración a la Sagrada Familia



Jesús, María y José


en vosotros contemplamos


el esplendor del verdadero amor,



a vosotros, confiados, nos dirigimos.



Santa Familia de Nazaret,



haz también de nuestras familias



lugar de comunión y cenáculo de oración,



auténticas escuelas del Evangelio



y pequeñas Iglesias domésticas.



Santa Familia de Nazaret,



que nunca más haya en las familias episodios



de violencia, de cerrazón y división;



que quien haya sido herido o escandalizado



sea pronto consolado y curado.



Santa Familia de Nazaret,



que el próximo Sínodo de los Obispos



haga tomar conciencia a todos



del carácter sagrado e inviolable de la familia,



de su belleza en el proyecto de Dios.



Jesús, María y José,



escuchad, acoged nuestra súplica.



(Fuente: Zenit - Autor: Eva Carreras del Rincón)



 



 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación