Anillos para siempre

La palabra divorcio en un hogar es sinónimo de tristeza. Aquí una pequeña historia que se agiganta frente al amor y al perdón.

 
Anillos para siempre

Soy Andrés, me voy a divorciar.


Recuerdo que hace tiempo, cuando el amor era algo indiscutible para mí, yo era muy feliz. Ahora que me “he quitado el anillo”, he perdido incluso las ganas de vivir. Ninguno de los dos sabe encontrar remedio. Ella ya no me quiere, dice que el amor se ha esfumado de su corazón. Ella parece que dejó de estar dentro de mí. Yo creo que la culpa es suya. El matrimonio, poco a poco, se ha convertido en la soledad de dos vivida en compañía. Rompimos y quiero vender el anillo.


Conozco a un antiguo joyero. Entré a la tienda. Las miradas se entrecruzaron y pudo leer en mis pupilas la infelicidad de mi matrimonio. Examinó el anillo. Lo sopesó y después me dijo: “Esta alianza no vale nada. El peso indica cero. Sin duda alguna tu esposa vive aún. No haces bien separándote de ella. Después del matrimonio, ninguna alianza pesa separada porque los anillos son para siempre. Solo valen las dos juntas, como vuestras vidas”. Salí de la joyería y rompí en lágrimas. ¡El amor no se puede nunca truncar! El amor no es una aventura. No puede durar solo un instante. Lo importante es volver a empezar...pidiéndole perdón... le diré que no puedo vivir sin ella, que el amor es para siempre.


Fuente: Church Forum


 
 
  • sara tonazzi
    Lo bueno seria que dijesen que este fragmento,cambiado,es de El taller del orfebre...hermosa obra de Juan Pablo 2...la obra entera no tiene desperdicio,cada palabra y cada historia que cuenta.saludos, DESCRIPCION
  • Maria Cristina Gismondi
    DESCRIPCION Esta historia que por cierto no puede ser mas linda y grafica la escribio Karol Wojtyla,en su juventud como ensayo. Cuando todavia no habia entrado al seminario El libro se llama " EL TALLER DEL ALFARERO" Nuestro querido Papa,todo lo que escribio fue fantastico,en especial sobre el matrimonio
  • María A.
    El divorcio es la desgracia más grande, luego de perder la gracia de Dios. Es quedarse sin piso, sin techo, sin paredes, es la destrucción del proyecto de vida. Muchas veces se llega al divorcio espiritual por falta de diálogo. Lo que caracteriza al hombre es la palabra, por algo el Verbo se hizo carne. Sin un diálogo profundo, metódico, periódico, preparado, a solas, el amor se marchita, pierde su vigor. Cada miembro de la pareja crece por separado y se van distanciando. Dialogar, aunque sea difícil. Pedir ayuda a tiempo! La narración, muy hermosa. Sería lindo saber como siguió. Rezo por los tantos Andrés que están en esa situación.
  • ROSY
    QUE BONITA REFLEXION ,SI CADA DIA NOS PUDIERAN MANDAR A NUESTRO CORREO DIFERENTES REFLEXIONES SE LOS AGRADECERIA MUCHISIMO A MI EN LO PERSONAL ME ENCANTA TODO ESTO,X AI LES RECOMIENDO LAS REFLEXIONES DE ENRIQUE MONTERROZA ESTAN PADRISIMAS,GRACIAS QUE DIOS ESTE SIEMPRE CON USTEDES.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación