Cuando los chicos tienen el control (remoto)

La televisión es parte de nuestras vidas. Los chicos pasan varias horas frente a ella. Es necesario que los adultos estén atentos a lo que miran y, además, tener otras propuestas para el tiempo libre.

 
Cuando los chicos tienen el control (remoto)

No es motivo de broma cuando muchas madres aseguran que «mi hijo no sabía hablar con al año pero sí encender la tele y cambiar los canales con el control remoto». La televisión se ha convertido en un elemento esencial en numerosos hogares —muchos cuentan con una en cada habitación—, y los niños cada vez pasan más tiempo y a edades más tempranas frente a la pantalla.


«Lo cierto es que las calles se han modernizado y han expulsado a los niños, que ya no pueden jugar en ellas con seguridad como ocurría hace años» es uno de los motivos por los que los niños pasan tantas horas frente al televisor. Además está la realidad de que muchas familias viven en departamentos o casas pequeñas que no cuentan con espacio suficiente para que los chicos "jueguen a sus anchas".


Pero ¿a qué edad deben empezar a ver la tele y cuánto tiempo? La mayoría de los expertos en la materia apuntan que a partir del año y medio —otros prefieren esperar hasta los dos años—, el tiempo estimado es de una media hora  y siempre que los padres hayan seleccionado el canal para que la programación sea infantil. Según se avanza en edad, se puede aumentar el tiempo de exposición.

Para Petra María Pérez, catedrática de Teoría de la Educación,  la televisión se ha convertido en la primera alternativa de ocio infantil  puesto que lo primero que hace el 30% de los niños cuando llega a casa es encenderla. «En casa, lo más cómodo es ver la tele, y lo hacen durante demasiado tiempo, la media está en tres horas diarias, y más aún los fines de semana».

Una investigación realizada por el Instituto de Creatividad e Innovaciones Educativas de la Universidad de Valencia señala que  los niños adictos —5 horas delante de la tele— no son más felices. Es más, al apagar el aparato se sienten apáticos, con malestar, cansados, con la sensación de haber perdido el tiempo. 

Esta situación conlleva muchos riesgos, no sólo derivados de los contenidos inadecuados a su edad y que generan personalidades frustradas, violentas o sin valores éticos, «sino que la televisión es un modelo muy poderoso  —apunta Petra María Pérez—, porque muestra modelos de adultos que resultan muy atractivos para los niños, quienes procesan muy rápidamente la información».

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES? 

Los padres suelen dar pocas alternativas a sus hijos. Cuando llegan a casa es más fácil dejar a los niños con el control remoto y entretenidos,  porque los padres tienen cosas que hacer o están cansados. «Para favorecer su desarrollo personal —sostiene Petra María Pérez— deben ofrecerles la posibilidad de jugar, y si es juntos mejor, de que vayan a casa de un amigo o que vengan a su casa para que se relacionen y no se cierren en sí mismos, de mostrarles el atractivo de la lectura, de las manualidades...». Sin dudas, hay que poner empeño; pero es un esfuerzo que bien lo vale.

ALGUNOS CONSEJOS ANTES DE DARLES EL CONTROL REMOTO 

.- Los padres deben ser conscientes de que hay contenidos inadecuados para los niños y deben tener la responsabilidad de elegir los más idóneos para cada edad.

.- Antes de encender la tele es importante saber lo que se va a ver, y no encenderla para ver que hay... Y, sobre todo, saber cuándo hay que apagarla.

.- Hay que explicar a los niños la diferencia entre la realidad y la ficción, así como vincular los actos a las consecuencias y contrarrestar todo lo que atente contra los valores elementales.

.- Los padres deben controlar el tiempo que pasan sus hijos frente a la pantalla y ser un referente para ellos.

.- No sólo puede ser contraproducente lo que ven los niños, sino también lo que ven sus padres delante de ellos.

.- La televisión no es una madre ni tampoco una niñera; se debe evitar la tentación de acudir a ella como única forma de entretenimiento o diversión.

.- Hay que intentar que la televisión no sea el centro del hogar; no debe ser la única que hable. Es necesario hacerse de momentos de encuentro y comunicación del entorno familiar.

.- Muchos hogares tienen televisiones en diferentes habitaciones. Cuando los niños ven la televisión en su cuarto, disminuye la capacidad de los padres para supervisar los contenidos.

.- Los niños deben aprender a ver y evaluar la publicidad. Son los padres y los educadores los que deben enseñar a los más jóvenes la realidad del mundo comercial.

.- Es importante ver la televisión con los hijos y aprovechar el potencial que tiene para crear una comunicación familiar en torno a los programas y sus contenidos.

.- Los niños tienen que dormir. La televisión no debe interferir en los horarios de sueño de nuestros hijos en los que, además, se concentran los contenidos menos indicados,

Fuente Protestante Digital
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación