El Papa explica el matrimonio como 'imagen y semejanza de Dios'

En la audiencia del miércoles, el Santo Padre se interrogó si la teorí­a de género no sea fruto de una frustración por no saber confrontar la diferencia sexual.

 
El Papa explica el matrimonio como 'imagen y semejanza de Dios'

En un miércoles en el que la primavera en Italia se comienza a sentir, el papa Francisco llegó a la plaza de San Pedro, en donde saludó a los fieles y peregrinos con la cordialidad que le caracteriza. No faltó el cambio de solideo con el que le entregaban algunos fieles, ni los momentos en que hizo detener el jeep blanco para darle bendición a algún niños que le acercaban. Cuando ingresó a la explanada, le esperaban los integrantes de algunas contradas o grupos folclóricos medioevales de Italia, que le recibieron con trompetas y redobles mientras hacían flamear sus banderas.


Tras la bendición inicial se realizaron las lecturas, y en la catequesis el Papa habló del gran don de Dios al crear el hombre y la mujer y el matrimonio. Y no solamente del hombre y de la mujer a imagen y semejanza de Dios, sino también de el matrimonio entre hombre y mujer como imagen y semejanza de Dios.


Indicó también su duda sobre si la teoría del gender no sea fruto de una frustración por no saber confrontarse con la diferencia sexual: "Me pregunto si la así llamada teoría de género no sea también expresión de una frustración y de una resignación, que tiene en vista borrar la diferencia sexual porque no sabe más confrontarse con ella. Sí, corremos el riesgo de hacer un paso hacia atrás. La remoción de la diferencia de hecho, es el problema, no la solución. Para resolver su problema de relaciones, el hombre y la mujer tienen en cambio que hablarse más, escucharse más, conocerse más, quererse más. Tiene que tratarse con respeto y cooperar con amistad. Con estas bases humanas, sostenidas por la gracia de Dios, es posible proyectar la unión matrimonial y familiar para toda la vida".


En la síntesis de la catequesis indicó: «La catequesis de hoy está dedicada a la diferencia y la complementariedad entre el hombre y la mujer. El libro del Génesis insiste en que ambos son imagen y semejanza de Dios. No solamente el hombre, no solamente la mujer, sino también la pareja. La diferencia ente ellos no es para competir o para dominar, sino para que se dé esa reciprocidad necesaria para la comunión y para la generación a imagen y semejanza de Dios. En esta complementariedad está basada la unión matrimonial y familiar para toda la vida, sostenida por la gracia de Dios. El ser humano está hecho para la escucha y la ayuda mutua.


Para superar las dificultades de esta unión, me gustaría indicar dos puntos que nos comprometen con urgencia: Tenemos que hacer mucho más en favor de la mujer. No solamente para que sea más reconocida, sino para que su voz tenga un peso real, una autoridad efectiva en la sociedad y en la Iglesia. Por otra parte me pregunto si la crisis de fe en el Padre no estará relacionada con la crisis de la alianza entre el hombre y la mujer. De aquí nace la responsabilidad de la Iglesia y de todos los creyentes de descubrir nuevamente la belleza del diseño creador de Dios, que imprime también su imagen en el vínculo del hombre y de la mujer».


Y hacia el término de esta parte de su audiencia se dirigió «a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos venidos de España, México, Argentina, Ecuador entre otros países latinoamericanos».


«Queridos hermanos y hermanas, cuando el hombre y la mujer juntos -concluyó Francisco- colaboran con el destino divino, la tierra se llena de armonía y confianza. ¡Que Dios les bendiga! Muchas gracias”.


(Fuente: Zenit / Autor: H. Sergio Mora)

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación