Escuchar es interpretar emociones y sentimientos

La falta de comunicación que se sufre hoy día se debe, en gran medida, a que no se sabe escuchar. Por el P. Eduardo Casas.

 
Escuchar es interpretar emociones y sentimientos

Una de las actitudes más importantes y difíciles en toda comunicación es  saber escuchar. La falta de comunicación que se sufre hoy día se debe, en gran medida,  a que no se sabe escuchar. Ya casi nadie escucha gratuitamente. No se tiene tiempo para escuchar. Todo es rápido. Incluso las profesiones que se basan en la escucha tienen un ejercicio limitado para cada persona y, además, ésta debe pagar la consulta: médicos, psicólogos, psiquiatras, psicopedagogos, asistentes sociales, abogados, entre otras profesiones.


Ya casi nadie escucha gratuitamente, ni siquiera profesionalmente. En una época donde hay tanto ruido y los medios de comu­nicación hablan durante todo el día, tenemos exceso de información y de palabras.



Existe la creencia errónea de que se escucha de forma automática y naturalmente. Sin embargo, no es así. Escuchar no es simplemente una habilidad social y comunicativa. Es una actitud humana y espiritual que se realiza de forma voluntaria y requiere una disposición, un ejercicio y un esfuerzo.



Muchas veces no se escucha y no se interpreta  lo que se oye ya que cada uno lo hace desde su posicionamiento. Uno escucha con todo lo que uno es, con todo lo vivido, con todas las posibilidades y las limitaciones. Se escucha con todo el ser y con toda la biografía. A partir de la vida,  de la historia y de las experiencias que cada uno tiene. Ésa es la base de la interpretación. Lo que somos y cómo somos, lo que hemos vivido y sufrido y cómo lo hemos elaborado. No hay nada indiferente que no incida en nuestra manera de escuchar e interpretar. En el ser humano, como ser inteligente, escuchar es siempre interpretar. La escucha no puede ser pasiva, meramente porque se tiene oídos sino que debe ser activa lo cual significa recibir y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla y no desde nosotros.


Es preciso establecer una diferencia entre  oír y escuchar. El oír es simplemente percibir vibraciones de sonido. Escuchar es entender, comprender, dar sentido, interpretar y devolver lo que se oye. Oír es un acto físico; escuchar, en cambio, es un acto espiritual. Oír es una actitud pasiva ya que se reciben consciente e inconscientemente los sonidos y ruidos de alrededor. Ahora mismo estamos oyendo muchos sonidos de alrededor a los cuales no les prestamos prioridad. Escuchar, en cambio, es una actitud activa ya que se requiere una especial atención para poder recibir. Los animales oyen porque tienen oídos. Sólo los seres humanos pueden transformar el oír en escuchar ya que éste es un acto espiritual. Se oye con los oídos. Se escucha con el alma, con el interior, con la inteligencia. Quienes tienen atrofiada la capacidad espiritual, tienen dificultades para  escuchar. Ciertamente así como la sordera física se puede ayudar a mitigar, de la misma manera, la sordera espiritual se puede tratar. Se rehabilita la capacidad de la escucha interior cuando nos despertamos a la conciencia y a la sensibilidad de lo quieren decirnos los demás y la vida.


La escucha activa y efectiva no sólo se centra en  lo que el otro nos está expresando directamente con sus palabras sino también en sus sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen en lo que nos está diciendo. Es preciso percibir activamente las emociones del otro,  entender sus motivos. Hay que entender tanto las palabras como las emociones que hay detrás. Es preciso responder a los sentimientos, no al texto; a la emoción, no al mensaje. A menudo, el contenido más relevante es el sentir  y no las palabras. Cuando alguien habla está usando el lenguaje para expresar pensamientos y emociones no siempre puede ser totalmente preciso con las palabras. A menudo los sentimientos son más difíciles de  decodificar por lo cual el arte de escuchar ayuda mucho a la comprensión de todo lenguaje.


Fuente: Yo Creo – Autor: P. Eduardo Casas


 
 
  • Maia andrea jurado
    Me gusta escuchar a las personas y ayudarlas a abrir los ojos.porque me gusta develar los misterios,secretos.soy un radar.lo malo que aveces se lo digo mal,sin filtro.aveces me hago la psicóloga,la enfermera y la abogada para mi familia y me olvido de mi.se que esta mal pero,es parte de mi personalidad.la contra es que soy muyy sensible pero leal.
  • Maia Andrea Jurado
    Me confieso,soy negativa e insegura conmigo.me falta aprender para madurar.perder miedos para no limitarme.Dejar el pasado malo vivido con mi papa para mirar el futuro.necesito que me empujen hacia adelante.pero con los que me quieren soy leal.
  • Maia Andrea Jurado
    ❤ Me gustaría que me escuchen,me entiendan,me tengan paciencia y me ayuden a volver a confiar.Se que soy un poco complicada,es una de las batallas con las que lucho todos los dias.❤

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación