Eucaristía y matrimonio

El matrimonio se fortalecerá en fidelidad, si ambos cónyuges se alimentan de la eucaristía.

 
Eucaristía y matrimonio

Antes de dar la relación entre ambos sacramentos, repasemos un poco la maravilla del matrimonio.


Es Dios mismo quien pone en esa mujer y en ese hombre el anhelo de la unión mutua, que en el matrimonio llegará a ser alianza, consorcio de toda la vida, ordenado por la misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de los hijos.



El matrimonio no es una institución puramente humana. Responde, sí, al orden natural querido por Dios. Pero es Dios mismo quien, al crear al hombre y la mujer, a su imagen y semejanza, les confiere la misión noble de procrear y continuar la especie humana.



El matrimonio, de origen divino por derecho natural, es elevado por Cristo al orden sobrenatural. Es decir, con el Sacramento del Matrimonio instituido por Cristo, los cónyuges reciben gracias especiales para cumplir sus deberes de esposos y padres de familia.



Por tanto, el Sacramento del Matrimonio o, como se dice, el "casarse por Iglesia" hace que esa comunidad de vida y de amor sea una comunidad donde la gracia divina es compartida.



Por su misma institución y naturaleza, se desprende que el matrimonio tiene dos propiedades esenciales: la unidad e indisolubilidad. Unidad, es decir, es uno con una. Indisolubilidad, es decir, no puede ser disuelto por ninguno. El pacto matrimonial es irrevocable: "Hasta que la muerte los separe".



No olvidemos que los ministros del Sacramento son los mismos contrayentes. El sacerdote sólo recibe y bendice el consentimiento.



¿Qué relación tiene el Sacramento de la Eucaristía con el del Matrimonio?



La eucaristía es sacrificio, comunión, presencia. Es el sacrificio del cuerpo entregado, de la sangre derramada. Todo Él se da: Cuerpo, Alma, Sangre y Divinidad. Es la comunión, el cuerpo que hay que comer y la sangre que hay que beber. Y comiendo y bebiendo esta comida celestial, tendremos vida eterna. Es la presencia que se queda en los Sagrarios para ser consuelo y aliento.



El matrimonio también es sacrificio, comunión y presencia. Es el sacrificio en que ambos se dan completamente, en cuerpo, sangre, alma y afectos. Y si no hay sacrificio y donación completa, no hay matrimonio sino egoísmo.



El matrimonio es comunión, ambos forman una común unión, son una sola cosa, igual que cuando comulgamos. Jesús forma conmigo una común unión tan fuerte y tan íntima, que nadie puede romperla.



El matrimonio, al igual que la eucaristía, también es presencia continua del amor de Dios con su pueblo.



El amor es esencialmente darnos a los demás. Lejos de ser una inclinación, el amor es una decisión consciente de nuestra voluntad de acercarnos a los demás. Para ser capaces de amar de verdad es necesario desprenderse cada uno de muchas cosas, sobre todo de nosotros mismos, para darnos sin esperar que nos agradezcan, para amar hasta el final. Este despojarse de uno mismo es la fuente del equilibrio, el secreto de la felicidad.



 


(Fuente: Catholic.net | Autor: P Antonio Rivero LC)


 
 
  • agustin
    Cuanto me hubiese gustado cumplir con Dios en este sacramento y todavia sigo conviviendo en pareja con dos hijos vivos y una que ya no esta. !....... y mi pareja sigue poniendome a prueba..... Dios mio te pido que obres en la vida de mi pareja y le hagas cambiar de parecer.... Asi sea
  • Carlos Ramón
    Qué maravilloso texto. La explicación de esta perfecta complementariedad que logran el matrimonio y la eucaristía, nos hace entender el porqué es imprescindible en la vida de toda pareja creyente. Sin duda, la pareja que vive junta una verdadera eucaristía, tiene para sí, su mayor herramienta para la felicidad y el camino a la santidad.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación