Francisco: ¿Por qué los niños sufren?

En el Día Internacional de la Infancia compartimos este testimonio conmovedor del Papa ante un grupo de niños gravemente enfermos.

 
Francisco: ¿Por qué los niños sufren?

¿Por qué los niños sufren?  Cualquier persona que vea un niño enfermo postrado en una cama o en una silla de ruedas podría ponerse la pregunta: Dios, ¿Por qué los niños sufren? Aún más si se trata de un padre o una madre de familia que ha dicho sí a la vida.


Ante el sufrimiento de un inocente, el Papa Francisco ha reflexionado sobre esta pregunta difícil puesta a Dios, encontrando a un grupo de niños gravemente enfermos en la Capilla de Santa Marta este viernes 29 de mayo en la tarde.


En un testimonio conmovedor, el papá de un niño enfermo, Andrea María, le cuenta al Santo Padre su drama. Los embarazos difíciles de su esposa y de la esperanza de acoger a su hijo, incluso decir ‘no’ al aborto, cuando los médicos diagnosticaron el padecimiento de Andrea María, considerándolo por el contrario “un dono especial del Dios padre”.


El ‘Tren de los niños’ ha hecho una etapa en la estación del Vaticano. Andrea María hace parte de este grupo de infantes que está llevando a cabo por estos días un peregrinaje a los santuarios marianos de Loreto, en Italia, y de Lourdes, en Francia.


Después escuchar los testimonios, el Papa ha hecho una meditación sobre el misterio del sufrimiento de los niños. “No hay explicaciones: es un misterio…pienso a la Virgen cuando le han dado el cuerpo inerte de su hijo, lastimado, ensangrentado…La Virgen lo ha acariciado. Tampoco la virgen lo entendía”.


El Pontífice invitó a los padres de los niños a no tener miedo de pedir, de desafiar al Señor: ¿Por qué´?  Y a “sentir su mirada sobre nosotros, la mirada de la ternura del Padre diciendo: también mi hijo ha sufrido…” según informó el portavoz papal, padre Federico Lombardi.


El Papa ha expresado su admiración por la valentía de los padres de familia que se niegan a abortar, considerando que es una falsa solución al problema del sufrimiento: ha calificado como “heroico” llevar con valentía el sufrimiento de los niños y la preocupación de qué será de estos hijos, cuando se encuentren solos después de que les sobrevivan a sus padres después de la muerte.


En este contexto, Francisco tuvo atenciones especiales con los veinte pequeños, entre los 7 y los 14 años de edad, acompañados por sus papás y mamás, además de los voluntarios del UNITALSI. También habían chiquitos de 2 o 3 años de edad, según informó el portavoz papal, padre Federico Lombardi.


Luego, el Papa admitió que el sufrimiento de los niños le toca profundamente.  “Pero, ¡usted es el Papa, debe saber todo!. No, sobre estas cosas no hay respuestas, solamente la mirada del Padre. Y después ¿qué hago yo? Rezo por ustedes, por estos niños, por este sentimiento de alegría, de dolor de manera especial. Que sea Él a dar la consolación justa a cada uno, de la que tienen necesidad”, explicó el Papa.


En palabras simples y pensadas para los niños, refirió una historia que el padre Joannis le inspiró [Mons. Gaid, uno de los dos secretarios del Papa, quien acompañó al grupo]".


“Había un niño que jugaba. El padre lo miró por la ventana del tercer piso y el niño quería mover una piedra grande, pero no podía, porque era muy pesada. Entonces el niño, inteligente, fue por una herramienta de hierro para moverla y no podía, entonces él llamó a sus amigos y quería moverla con sus compañeros de equipo, y no podía porque era una piedra muy pesada.


Ellos querían mover la piedra para jugar allí en ese lugar y al final el papá que observaba desde la ventana bajó, y con mucha fuerza y ​​con un instrumento de hierro ha tirado la piedra. Y el niño ha regañado al papá: "Pero papá, tu viste que yo no podía con la piedra?" - "Sí" - "¿Y por qué no viniste antes?" - "¿Por qué no me llamas.


No se olviden de esto: llamen al Señor. Él sabrá cómo llegar, cuando llegar, y esto será vuestra consolación” dijo Francisco.


Por otro lado, “el Papa se ha acercado afectuosamente a cada niño. Después una niña, Mascia, ha dirigido algunas reflexiones al Papa, recordando encuentros análogos del Pontífice con niños enfermos”, por ejemplo el ocurrido el 31 de mayo 2013 en el mismo lugar, contó Lombardi.


La niña recordó a todos los niños que ahora están en el cielo y ha asegurado que todos, padres de familia y niños, han rezado mucho por el Papa, como él se lo había pedido.


El Papa ha asegurado a los niños enfermos, los padres de familia, sus oraciones para que el Señor les de consolación en los momentos más difíciles. Y les exhortó a pedir a Dios con insistencia y confianza su ayuda.


El encuentro en la Capilla de Santa Marta terminó con un Ave María y con la Bendición del Papa que se entretuvo varios minutos después con los niños y sus familiares.


(Fuente: Aleteia / Autor: Ary Waldir Rámos Días) 

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación