Francisco: la alianza del matrimonio no se improvisa

El Santo Padre ha 'llamado a poner las bases de un proyecto de amor común y que debe ser asumido con plena conciencia"

 
Francisco: la alianza del matrimonio no se improvisa

El Santo Padre ha llegado a la plaza de San Pedro, como cada miércoles, para dar inicio a la audiencia general, al son de la música que sonaba en directo. Antes de dar la catequesis, el Papa ha hecho su recorrido por la plaza en el jeep descubierto saludando a los presentes. Peregrinos venidos de todo el mundo, familias, jóvenes, niños, ancianos, enfermos, todos han acogido la llegada del Pontífice con alegría y entusiasmo. Como es costumbre, el Papa se ha detenido a saludar y bendecir a los fieles allí reunidos, especialmente a los niños pequeños.


Este miércoles, Francisco ha proseguido con la serie de catequesis sobre la familia que comenzó hace varias semanas. La reflexión de hoy la ha dedicado al noviazgo, “llamado a poner las bases de un proyecto de amor común y que debe ser asumido con plena conciencia”. En el resumen hecho en español, ha indicado que “el matrimonio, como vocación de Dios, no es sólo una relación basada en la atracción y el sentimiento, sino que establece una alianza tan sólida y duradera, que hace de dos vidas una sola, un auténtico milagro de la libertad humana y de la gracia de Dios. Una alianza así no se improvisa”. El noviazgo --ha explicado-- crea las condiciones favorables para que el hombre y la mujer se conozcan a fondo, para que maduren la decisión responsable por algo tan grande, que no se puede comprar ni vender.


Por eso, ha advertido que “la cultura consumista del ‘usar y descartar’, del ‘todo y en seguida’, imperante en nuestra sociedad muchas veces tiende a convertir el amor en un objeto de consumo, que no puede constituir el fundamento de un compromiso vital”.


Asimismo ha recordado que “la Iglesia, en su sabiduría, ha preservado la distinción entre el noviazgo y el matrimonio, precisamente para proteger la profundidad del sacramento”. Finalmente ha afirmado que “los cursos prematrimoniales son una expresión de su solicitud por la preparación de los esposos. Hoy más que nunca es necesario revalorizar el noviazgo, como una iniciación a la sorpresa de los dones espirituales con los cuales Dios bendice y enriquece a la familia”.


A continuación, el Papa ha saludado a los peregrinos de lengua española, en particular “a los grupos provenientes de España, Argentina, México, Panamá, El Salvador y otros países latinoamericanos”. De este modo, ha invitado, especialmente a los esposos cristianos, “a acompañar con la oración y el testimonio de amor y fidelidad, a los jóvenes novios que se preparan para el matrimonio”.


Tras los resúmenes y los saludos en las distintas lenguas, el Papa ha dedicado unas palabras a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. Así, ha recordado que ayer fue san Felipe Neri, de quien celebramos el quinto centenario del nacimiento. Por eso ha pedido para los jóvenes que la atención por el oratorio de este santo, les estimule “a testimoniar con alegría la fe en vuestra vida”. Para los enfermos ha pedido que “su abandono en Cristo Salvador” les apoye en los momentos de mayor desconsuelo. Finalmente ha deseado que “su apostolado en las periferias” invite a los recién casados a apoyar a los más débiles y necesitados de su familia.


(Fuente: ZENIT / Autora: Rocío Lancho García)

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación