Francisco: Me dolió en el alma escuchar que una mujer abortó para cuidar su figura

El Papa alertó sobre los falsos ídolos que engañan y roban la esperanza.

 
Francisco: Me dolió en el alma escuchar que una mujer abortó para cuidar su figura


En la Audiencia General de este miércoles en el Aula Pablo VI del Vaticano, el Papa Francisco alertó de los falsos ídolos que engañan y roban la esperanza, y puso un ejemplo que, confesó, “me dolió en el alma” y está relacionado con el aborto. 


“Las ideologías con sus pretensiones de absoluto, las riquezas –y este es un gran ídolo–, el poder y el éxito, la vanidad, con sus ilusiones de eternidad y de omnipotencia, los valores como la belleza física y la salud, cuando se convierten en ídolos a los cuales sacrificar cada cosa, son todas realidades que confunden la mente y el corazón, y en vez de favorecer la vida la conducen a la muerte”, dijo durante la catequesis. 


A continuación, hizo una dura revelación: “Y es muy feo escuchar y me dolió en el alma aquello que una vez, hace años, he escuchado, en la otra diócesis: una mujer, una buena mujer, muy bella, era muy bonita y se vanagloriaba de su belleza, comentaba, como si fuera natural: ‘He debido abortar porque mi figura es muy importante’. Estos son los ídolos, y te llevan por el camino equivocado y no te dan la felicidad”.


El Papa Francisco utilizó también otra anécdota para subrayar aún más lo “engañoso” e “impotente” de los ídolos, esta vez con una vivencia personal sobre adivinadores y echadores de cartas. 


En este punto, Francisco improvisó y contó la historia:


“A nosotros nos gustan los ídolos, nos gustan mucho. Una vez en Buenos Aires tenía que ir de una iglesia a otra, unos mil metros más o menos, y los he hecho caminando. Hay un parque en el medio. En el parque había mesas pequeñas, había muchas, donde estaban sentados los videntes".


"Estaba lleno de gente e incluso hacían cola, había mucha gente. Y tú le dabas la mano y él comenzaba a mirarla. El discurso es siempre el mismo: ‘Hay una mujer en tu vida, hay una sombra que llega... pero al final todo irá bien’. Y después pagas. Y esto te da seguridad. Es la seguridad de, permítanme la palabra, de una estupidez", narró el Papa.


"Esto es un ídolo. ‘He ido al vidente o al echador de cartas…’ –yo sé que ninguno de ustedes hace estas cosas ¿eh?–, ‘me ha hecho salir mejor de lo que estaba’. Te hacen pagar para que te den una falsa esperanza. Esto es el ídolo. Y nosotros estamos muy apegados. Compramos falsas esperanzas. Y aquello que es la esperanza de la gratuidad, aquella que nos ha traído Jesucristo, gratuitamente, ha dado su vida por nosotros, en aquella no confiamos tanto".


Fuente: ACI Prensa


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación