Francisco: Que el padre esté presente en la familia

En su Catequesis de este miércoles el Papa destacó la importancia de la figura paterna en la familia: junto a la esposa y a los hijos

 
Francisco: Que el padre esté presente en la familia

El Papa Francisco en su Catequesis semanal de este miércoles 04 de febrero, en el Aula Pablo VI,  ha continuado desarrollando el tema del rol del padre en la familia. Mientras la semana pasada el tema fue la ausencia en la educación de los hijos, esta mañana optó por recalcar “aspectos positivos” del mismo. Así, destacó el valor de la herencia que un padre deja a sus hijos al estar cerca de ellos sin pretender por esto que se parezcan a él.


“No se podría expresar mejor el orgullo y la conmoción de un padre que reconoce haber transmitido al hijo lo que cuenta de verdad en la vida, o sea, un corazón sabio. Este padre no dice: “Estoy orgulloso de ti porque eres igual a mí, porque repites las cosas que digo y que hago”. No, no dice eso. Le dice algo más importante, que podríamos interpretar así: “Estaré feliz cada vez que te vea actuar son sabiduría, y estaré conmovido cada vez que te escuche hablar con rectitud”, expresó el Pontífice.


“Un padre sabe bien cuánto cuesta transmitir esta herencia: cuánta cercanía, cuánta dulzura y cuánta firmeza. Pero, ¡qué consolación y que recompensa se recibe, cuando los hijos rinden honor a esta herencia! Es una alegría que rescata cualquier fatiga, que supera cualquier incomprensión y sana cualquier herida.”


El Santo Padre destacó algunos aspectos necesarios en la tarea de todo padre, el primero “que el padre esté presente en la familia. Que esté cerca de la mujer, para compartir todo, alegría y dolores, fatigas y esperanzas. Y que esté cerca de los hijos en su crecimiento: cuando juegan y cuando se comprometen, cuando están preocupados y cuando están angustiados, cuando se expresan y cuando están callados, cuando osan y cuando tienen miedo, cuando dan un paso erróneo y cuando encuentran de nuevo el camino. Padre presente, siempre. Pero decir presente no es lo mismo que decir controlador. Porque los padres demasiados controladores anulan a los hijos, no les dejan crecer.”


“Un buen padre sabe esperar y sabe perdonar, desde lo profundo del corazón. Cierto, sabe también corregir con firmeza: no es un padre débil, sumiso, sentimental. El padre que sabe corregir sin degradarse es el mismo que sabe proteger sin descanso”; afirmó a su vez, “hay alguno que puede explicar hasta el fondo la oración de “Padre nuestro”, enseñada por Jesús, estos son precisamente quienes viven en primera persona la paternidad. Sin la gracia que viene del Padre que está en los cielos, los padres pierden valentía y abandonan el campo. Pero los hijos necesitan encontrar un padre que les espera cuando vuelven de sus fracasos. Harán de todo para no admitirlo, para no mostrarlo, pero lo necesitan: y el no encontrarlo abre en ellos heridas difíciles de sanar.”



(Fuente: Yo Creo / Autor: Emilio Rodríguez Ascurra)


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación