Internet al desnudo

Entre los menores estadounidenses, sólo el 1% envía imágenes sexualmente explícitas. Es un dato alentador que arroja un reciente y prestigioso estudio.

 
Internet al desnudo

El estudio, realizado por el Centro de Investigación sobre Delitos contra los Niños, de la Universidad de New Hampshire, se centra en el sexting gráfico (envío de imágenes y vídeos sexuales por teléfonos móviles, computadoras u otros dispositivos electrónicos) y se basa en entrevistas a 1.560 internautas de entre 10 y 17 años y a sus padres, realizadas telefónicamente entre agosto de 2010 y enero de 2011.


Grado de extensión del sexting


Los datos revelados por el estudio revelan que entre los menores estadounidenses, sólo el 1% envía imágenes sexualmente explícitas. Sólo el 7% afirma haber recibido imágenes de otras personas desnudas o casi-desnudas, mientras que el 5,9% las ha recibido sexualmente explícitas.


Impacto emocional


Según el estudio, el 21% de los que había practicado sexting activo habían acabado sintiéndose muy molestos, avergonzados o atemorizados.


El 28% acudieron a su padre, madre, profesor(a) o a la policía para comunicarles el hecho.


Fuente del sexting


En la mayoría de los casos de recepción de sexting, el responsable era alguien que el/la menor conocía.


El motivo más común era una relación sentimental, aunque también se citaron las bromas y el ligue. Una cifra importante de los menores que salían en el sexting (31%) lo habían hecho en relación con el consumo de alcohol o drogas. En los casos en que había mayores de edad implicados, todos tenían entre 18 y 21 años.


Un 3% de los que habían aparecido en las imágenes o las habían realizado, reconocieron haberlo hecho a causa de amenazas o un chantaje.


Conclusiones y críticas a estudios anteriores


Según las conclusiones del estudio, el grado de exposición de los menores estadounidenses al sexting hace necesario “proporcionarles información acerca de las consecuencias legales de dicha actividad, así como consejos sobre qué hacer si reciben una imagen de sexting”. Sin embargo, opinan los autores que “los datos que muestra el estudio sugieren que el sexting está lejos de ser la norma entre los más jóvenes”.


Fuente: Revista Pediatrics, American Academy of Pediatrics.



 
 
  • MARIANA
    Desde luego que es alentador, el problema es que nuestros hijos no solo se enfrentan a las sextorsión, sino también al grooming y al cyberbullying. Pienso que los padres debemos también tomar medidas, y una manera es conociendo la vida virtual de nuestros hijos para poder detectar estos problemas. Yo utilizo una herramienta bastante eficaz, os dejo el enlace para que la echeis un vistazo http://www.sassreport.com

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación