La alegría de la Resurrección

Los perseguidores de Jesús estaban tranquilos, creían que se habían sacado un problema de encima. Por Emilio Rodríguez Ascurra.

 
La alegría de la Resurrección

Sus discípulos sentían vacilar su fe, tenían miedo en el tener que esperar. Sólo María, su madre, se mantenía firme, la que lo había dado a luz y meditado cada momento de su vida, aun cuando fuesen incomprensibles para la capacidad humana, tenía la certeza de que sería Dios quien tendría la última palabra.


Así el sepulcro vacío es signo de que la Luz ha vencido a la oscuridad, la vida a la muerte. ¡Cristo ha resucitado, alegrémonos y gocemos con Él!. Quien espera en Dios jamás es defraudado, la Resurrección del Señor es el más claro testimonio de que no se trata del final feliz de un cuento de hadas, como nos enseña el Papa Francisco, sino la auténtica respuesta ante el misterio del dolor, el sufrimiento, el pecado y la muerte.


El evangelio se llena de alegría y somos invitados a contemplar la alegría del evangelio, es decir, de la Buena Nueva que se nos ha dado definitivamente. Jesús de Nazaret se ha revelado como el auténtico Cristo en su Resurrección, es el Mesías esperado que nos liberaría de las cadenas que no nos permiten vivir como hijos e hijas de la luz. La Resurrección del Señor funda y fundamenta nuestra esperanza, esperanza que se torna performativa (Benedicto XVI, Spe Salvi) en tanto se va haciendo a cada momento.


La resurrección aparece como un plan de vida en la que somos impulsados a vivir como cristianos resucitados y no como aquellos que contemplan un sepulcro vacío, que ya no tiene sentido por sí solo. El Papa Francisco, diría, que debemos abandonar los rostros de “pepinos avinagrados” para que se reflejen en ellos la alegría y la paz que nos da la resurrección. Nuestra vida de resucitados debe ser reflejo ante los demás, en los distintos ambientes en los que transcurre nuestra vida diaria, con propósitos firmes y sencillos de cumplir.


(Fuente: EMILIO RODRIGUEZ ASCURRA / contactoconemilio@gmail.com / Twitter: @emilioroz)


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación