La mesa navideña de tus sueños

No siempre la mesa de navidad es la que hubiésemos querido. Pero siempre tenemos el corazón y la oración para recrearla. Por el P. Eduardo Casas

 
La mesa navideña de tus sueños

No siempre las mesas navideñas son lo que nosotros soñamos. A menudo las ausencias, las distancias, los problemas y otras circunstancias nos impiden que esa mesa sea tan vasta, tan amplia, tan inclusiva como lo desea nuestra esperanza. A veces quisiéramos que estuvieran junto a nosotros, personas y afectos que no están, ya sea porque el tiempo y el entramado de la vida los han puesto en otro lugar o simplemente porque la historia ha cambiado y los caminos se bifurcaron o también porque ya no están aquí acompañándonos.   


En la Nochebuena tenemos la mesa navideña en la que participamos y -a veces- tenemos “otra mesa navideña”, la de nuestro interior y nuestro deseo, la de nuestra esperanza y sueño. Es por eso que la mesa de Nochebuena de a ratos se cubre del musgo suave de la melancolía y la evocación hace flotar, en el aire, su callada nostalgia. Entonces cerramos los ojos y escuchamos retumbar en nuestro interior, las otras doce campanadas que se sienten graves y profundas y que surgen del túnel de la memoria.


Te propongo que hagas y que vivas la mesa navideña de tus sueños y expectativas. Que en tu imaginación y en tu corazón la puedas realizar. Que convoques a todos los que quieras. A todos. No importa si están lejos, si hace mucho que nos ves o no los hablas. No importa incluso si están junto a Dios en la Navidad del cielo. Si son del ayer o del hoy; si están distanciados; si hay alguna deuda pendiente; un pedido de perdón que espera o alguna palabra de agradecimiento que esté todavía a tiempo de ser pronunciada. 


No importa nada de eso: en el corazón, en la imaginación y en la oración, todo es posible para quien ama. La mesa navideña de tus sueños es posible. Basta con desearla. Convoca a cada uno. Nómbralos. Háblale a cada uno. Deja que cada uno te hable. Permití que el amor, la cercanía, la reconciliación sea posible. Quiebra las distancias de cualquier separación. Supera las barreras del tiempo, del espacio e incluso de las fronteras de la muerte.


Todos estarán en la mesa de tu corazón. Allí la Navidad tiene su centro. La mesa de Navidad es la que convocas desde tu interior. En la mesa de Dios, tus amores vuelven a re-encontrarse, a festejar y a celebrar. Vuelve a tener vida la vida. Hay lugar para los sueños. Hay cabida para la esperanza: aún estamos a tiempo.  Es el momento para armar la mesa navideña de tu alma. No importa que la mesa realmente compartida sea más pequeña y tenga menos invitados. No importa, Dios está presidiendo la mesa de tu  interior.


Ahora están todos en mi mesa navideña: los de ayer y los de hoy; los que están y los que se han ido; los cercanos y los lejanos; los que se aman y los que se han amado; los que se encuentran y los que se han re-encontrado. Están todos como los he soñado. Tal como lo desea mi amor por ellos.  En el corazón no hay separaciones, ni obstáculos, ni barreras, ni impedimentos. En el amor, nada de eso existe. En la Nochebuena, todo es posible si creemos en los milagros. Si Dios nace, toda pequeña esperanza guarda la posibilidad de una gran esperanza.


Los lejanos se dan la mano. Los que estaban distanciados se reconcilian. Los que hacían mucho que no se veían, se reconocen. Cada uno le da al otro, una palabra de amor y de cariño, de perdón y de esperanza, de aliento y de consuelo. Todos se abrazan y se alegran. Levanto mi copa en esta mesa navideña, rezo mi bendición, los miro uno por uno, los invito a tomarse de la mano. Siempre esperé este momento. Los nombro a uno por uno. Los bendigo a todos. Cada uno trae una bendición de Dios. Levanto mi copa para brindar. ¡Celebro por todo lo que se nos ha dado: brindo por cada uno y por la vida!  ¡Gracias por siempre! Amén.


Fuente: Yo Creo – Autor: P. Eduardo Casas


 
 
  • Lucía Baeck
    Mi mesa Navideña,es Celebración de la Natividad de Jesús,y luego el amor de toda la gente de buena voluntad.FELIZ NOCHEBUENA,y Alegre NAVIDAD..ZOX
  • Ernestina
    PADRE EDUERDO??? REALMENTE MUY EMOCIONADA POR SUS PALABRAS¡¡¡ TAMBIEN PENSARE EN MI MESA SOÑADA Y LOS NOMBRARE UNO POR UNO¡¡ GRACIAS; GRACIAS; LLEGO A LO MAS PROFUNDO DEL CORAZÔN¡¡ Y DESCUBRI; QUE ESTEMOS CERCA O UN POCO MAS LEJOS; TODOS ESTAMOS; POR QUE HAY COSAS QUE A VECES NOS SEPARAN DIOS" ESTA EN SU MESA EN LA MIA Y EN LA DE TODOS¡¡BASTA EL BUEN SENTIMIENTO¡ PERDONEME¡ GRACIAS¡¡ DIOS HABITA EN UDSTED¡¡MAS FUERTE QUE NUNCA¡¡¡ MIS ORACIONES;MIS BENDICIONES; A UDSTED Y SU FLIA¡¡¡ BUEN SACERDOTE ME LLENA EL ALMA DE ALEGRIA¡¡ DIOS LE BENDIGA Y ARRIBA LAS COPAS¡¡¡CON PAZ Y ALEGRIA¡¡¡ FELIZNAVIDAD"""

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación