Pequeños y grandes se potencian

La preciosa historia de una guardería en una residencia de ancianos: en EEUU un 43% de ancianos sufre aislamiento... es evitable

 
Pequeños y grandes se potencian

Existe un lugar en Seatle (EEUU) donde los ancianos y los niños conviven y comparten horas de compañía, juegos, risas y aprendizaje.


El centro en cuestión es un proyecto hasta ahora poco conocido, que llamó la atención de la cineasta Evan Briggs para elaborar un documental sobre la extraordinaria y productiva relación de convivencia entre niños y ancianos que existe en este lugar.



Providence Mount St. Vincent es una residencia que da cobijo a más de 400 ancianos y acoge como guardería a los niños de primaria. Situada en Seattle, el centro sirve de punto de encuentro de dos generaciones completamente distintas y de cómo valores como la paciencia, el amor y la solidaridad afloran para hallar ese punto de equilibrio entre los que van sin prisa por la vida y los que tienen toda la vida por delante.



En un país cuyas alarmantes estadísticas aseguran que el 43% de los ancianos sufren aislamiento social, vinculado a la soledad, la depresión y al decaimiento tanto físico como mental, iniciativas o proyectos como el que existe en el Providence Mount St. Vincent se convierten en una brillante solución. Además de gratificante en ambas direcciones.



Un vídeo documental presentado en YouTube a comienzos de este mes de junio y titulado Present Perfect (presentperfectfilm.com) cuenta la historia de este hogar para niños y ancianos y de cómo sus vidas han cambiado significativamente.



El clip está dirigido por Evan Briggs y en estos momentos, encabeza un proyecto en Kickstarter para buscar financiación para terminar el documental que empezó en 2013.



Su nombre (Present Perfect −Presente Perfecto) es un mensaje sutil que a mitad del vídeo se puede interpretar y que viene a decir que la felicidad es una oportunidad que se da una vez en la vida y esa oportunidad es ahora, en el presente.



En este vídeo el Papa Francisco explica que no visitar a los padres ancianos es un pecado mortal.



(Fuente: Religión en Libertad)



 
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación