Sexo en el matrimonio: el juego previo

La importancia de la preparación del encuentro conyugal. Los detalles que hacen al "todo" del encuentro con el otro.

 
Sexo en el matrimonio: el juego previo

El acto sexual puede ser comparado con una danza. Cada pareja tiene su ritmo preferido y disfruta de lo que hace en la medida que se complementa con el otro. Algo similar ocurre en el lecho conyugal, cada pareja (ese hombre y esa mujer en concreto) tienen su "propia danza" donde intervienen factores físicos y psicológicos.


A la hora del encuentro en la intimidad, una pareja no puede pretender imitar o asumir modelos impuestos por la sociedad o los medios de comunicación; son dos pesonas descubriéndose y encontrando su propio ritmo. Allí es importante el diálogo, el estar atento a los deseos y las necesidades del otro. Este diálogo suele verse entorpecido por los modelos instalados sobre la masculinidad y la feminidad, sobre lo que a cada uno debería gustarle, creencias que no siempre se ajustan a la subjetividad de las personas.


Y hay que comenzar por el principio. Buscar los momentos de encuentro, poder quebrar la rutina para pensar en el otro y en cómo sorprenderlo. Velas, perfumes, lencería, son todos accesorios que ayudan a crear el clima buscado, clima que no se genera de la nada. Con frecuencia los esposos descuidan esta preparación previa, empujados por el ritmo agitado de los días que reemplaza lo importante por lo urgente. Las consecuencias no son menores, si falta el espacio psicológico y luego material para el encuentro, éste no se dará o será un "trámite" con el que se cumple y deja muy poco para el enriquecimiento de la pareja.


El comienzo del encuentro conyugal incluye expresiones de ternura, besos, masajes, caricias, que actúan sobre la armonía emocional de los esposos y dispone al vículo erótico. Los besos depositados sobre el cuerpo de la persona amada significan respeto por ella, homenaje, comunión; son expresión y alimento del amor que une a los esposos. Las caricias son la celebración del cuerpo del cónyugue.


Entonces, el juego previo no es sólo la preparación para el coito, es un espacio de encuentro físico y emocional. Es una celebración, y como toda fiesta requiere darle el tiempo necesario para su desarrollo y la entrega personal para que la fiesta sea completa.


M.N. © Yo Creo


Fuente "Sexo como Dios manda", de Ksawery Knotz, editorial Lumen, 2a edición, 2009.


 
 
  • Ricardo
    DESCRIPCION: Estoy de acuerdo con esta carta tan simple pero tan exacta. Muchos vivimos esa esperanza que generó Francisco, pero es evidente que los intereses políticos o económicos de amplios sectores del gobierno y seguidores no miran desde la Fe. Los que sí lo hacemos debemos unirnos, orar juntos y conservar la esperanza porque el poder es efímero, las leyes injustas se pueden derogar y Dios no nos abandona nunca. NO TENGAMOS MIEDO sino valor y mucha caridad para orar, perdonar y luchar por los valores de nuestra Patria que vemos en peligro
  • NOMBRE Jorge de la Vega
    DESCRIPCION Lamentablemente el poder por efímero que sea hace mucho daño y veo a muchos creyentes que se abrazan a él y muchas veces se nos caen los argumentos, porque ellos comienzan a relativizar sobre nuestra firmeza y justificar la desviación. No obstante no dejemos la oración y ponernos en manos del Señor, en él está la verdad y toda nuestra esperanza.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación