Sexo en el matrimonio: entre la pasión y el "deseo carnal"

Existe una sospecha sobre el placer sexual por la que se considera que es sinónimo de pecado. Una mirada desde la fe cristiana.

 
Sexo en el matrimonio: entre la pasión y el "deseo carnal"

A menudo, las personas religiosas confundimos la "pasión" con el "deseo carnal". Este último concepto no suele tenerse muy claro. Se piensa que lo carnal es relativo al cuerpo, y por ello, todos los impulsos que proceden del  mismo son "sospechosos" y tienden necesariamente al pecado.


En realidad, el "deseo carnal" como concepto teológico es desarrollado principalmente por San Pablo en sus cartas. Allí lo contrapone al Espíritu, de donde proviene los implusos hacia el bien y la virtud. Para el apóstol la "carne" no es el cuerpo sino el elemento pecaminoso de las personas, el principio corruptible de donde vienen los malos impulsos. Si el hombre "vive en la carne" está atado al pecado -es su esclavo- y se niega a recibir la Gracia de Dios. Pero de la "carne" proceden tanto la envidia como la avaricia, la soberbia como la lujuria, es decir, los malos impulsos tanto físicos como espirituales (no podemos en lo inmediato asociar la soberbia con el cuerpo sino, más bien, al corazón). Entonces no es la corporeidad un principio maligno -San Pablo dice que los creyentes formamos la Iglesia, "Cuerpo" de Cristo-, por el contrario, es parte de esa unidad que es el hombre, y por tanto, creación "buena" de Dios.


Así como el pecado afecta a todo el hombre, también el Espíritu se refiere a la condición positiva de las personas (en su totalidad), a su apertura a Dios. Quien vive en el Espíritu recibe la Gracia que sana las heridas del pecado, que libera y otorga la libertad de los hijos de Dios para vivir una una vida santa. Por tanto, quienes viven el Espíritu no son ángeles sino hombres y mujeres concretos, espirituales y corpóreos, y todo en ellos es redimido por Cristo, incluso la "sospechosa" sexualidad.


¿A qué viene toda esta introducción teológica? Simple, a redescubrir que el sexo no es sinónimo de pecado ni el placer una invención demoníaca. El placer sexual -en particular- acompaña el encuentro de los esposos que se aman. Y esto es creación y regalo de Dios para sus hijos.


"El mismo Creador (...) ha dispuesto también que en aquella función los cónyugues experimenten placer y una felicidad en el cuerpo y en el espíritu. Los cónyugues, pues, al buscar y gozar este placer no hacen nada malo. Aceptan lo que el Creador les ha destinado" (Pío XII, La cuestión moral de la vida conyugal; cfr. Catecismo de la Iglesia Católica N° 2362)


El placer sexual que experimentan los esposos no es una simple reación del cuerpo (aunque es claro que existen relaciones genitales entre las personas que tienen por único fin el placer egoísta), está unida a una vivencia de alegría espiritual. Este placer es físico, psíquico y espiritual porque bajo el influjo de la Gracia, la pasión se convierte en el hálito carnal del alma que abarca así a toda la persona y la conduce a la comunión con su cónyuge y con el mismo Dios.


Por tanto, la pasión que los esposos viven en su vida sexual no puede ser entendida como un "brutal deseo carnal", sino como un impulso que llama a una genuina "vida en el Espíritu" también en su dimensión corporal.


M.N. © Yo Creo


Fuente "Sexo como Dios manda", de Ksawery Knotz, editorial Lumen, 2a edición, 2009.

 
 
  • Jonathan
    la verdad me parece fabulosa la nota, ya que es real cuan mitificada esta este aspecto de la vida cristiana, me gustaría recibir mas información sobre la vida sexual en el noviazgo
  • Anahi ruiz Diaz
    Muy buena nota! asi es Dios nos hizo cuerpo, alma, y espiritu, no hay q negar ninguna de ellas o estariamos negando a Dios mismo que las creo :)
  • MONICA
    EL PROBLEMA ES LA PLANIFICACIÓN FAMILIAR BASADA EN MÈTODOS NATURALES QUE NO SON SIEMPRE EFECTIVOS, CÒMO COMPATIBILIZAMOS LAS DOS COSAS, PLACER Y PLANIFICACIÓN RESPONSABLE?
  • Miriam
    La planificación natural permite expresar plenamente el amor de los esposos sin ninguna barrera. Nos ayuda a conocernos, re-conocernos diferentes, aceptar eso como don de Dios y manifestar nuestro amor de manera casta. Los métodos naturales no son 100% efectivo, es verdad... al igual que ningún método artificial es 100% seguro, porque Dios se sigue "reservando el derecho" de ser Dios y enviarnos un hijo (un don suyo) cuando quiere. Pero sí son altamente efectivos, pero para ello son necesarias estas condiciones: que sean BIEN enseñados, BIEN aprendidos y BIEN usados... como todo... Es necesario que una acercarnos a una instructora. Como usuaria (desde que me casé hace 16 años) e instructora, puede ver la maravilla que obra Dios en los matrimonios que aceptan vivirlo según la voluntad del Señor, en obediencia a la Santa Madre Iglesia. "Prueben que bueno es el Señor, hagan la prueba y véanlo"
  • cavw<><
    El sexo es parte de la creación de Dios, cuando el Manual de Dios dice que lo creado fue bueno en gran manera,por eso nuestro cuerpo tiene terminaciones nerviosas que le permiten experimentar el placer y gozar de la compañía y contacto con nuestro cónyuge. Es más, el Ap. Pablo, dice que no debemos privarnos el uno del otro, salvo por un tiempo (1 Cor 7.5), al contrario, pasar tiempo juntos, buscando el deleite de otro enriquece a ambos. Debemos evitar el egoísmo o autosafistacción, porque hacer el amor, es un diálogo, no un monólogo.
  • NOMBREGLORIA
    DESCRIPCIONl la planificación responsable si bien es sacrificada ,nos lleva a disfrutar plenamente en los días "permitidos"y a saber comunicarnos mejor sobre lo que deseamos y sentimos.Siempre con la tranquilidad de que nuestro Padre no se deja ganar en generosidad. Animo,que se puede ser muy feliz y hacer las cosas bien!.
  • NOMBREAdrián
    DESCRIPCIONMónica: Si bien es cierto que los métodos aceptados no son totalmente eficaces, también es cierto que no somos simples animalitos, "puro instinto". Estamos dotados de inteligencia y de VOLUNTAD. El uso armonizado de estas dos cualidades nos permite reservarnos en nuestras manifestaciones para darle curso a nuestra pasión legítima "a toda marcha" cuando estemos en los días propicios o de menor posibilidades de embarazarnos, si preferimos diferir ese regalo. Dios nos da todas las posibilidades. Conozcámoslas y disfrutémoslas.
  • juan diego
    el tema es que hemos perdido criterios cristianos en la vida corriente.La sociedad ya no es una cristiandad ni somos una minoria... nosotros mismos juzgamos todo con una mezcolanza de opiniones y pareceres, pero no con sentido de trascendencia NUESTRO FIN ES EL CIELO. y el puritanismo y otras herejias nos asustan porque las desconocemos. conclusion hay que rezar ser buenos pero tambien no debemos descuidar la educacion y formacion...muy bueno
  • VERONICA PEREYRA
    muy buena la nota yo aveces sentia miedo al estar con mi esposo me gustaria saber mas

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación