Sínodo: por un matrimonio válido, fructífero y transmisor de la fe

Más de 70 obispos realizaron sus intervenciones, cuyos contenidos fueron transmitidos a los periodistas en una conferencia realizada en la Santa Sede.

 
Sínodo: por un matrimonio válido, fructífero y transmisor de la fe

Durante la tercera congregación general ha proseguido el debate siguiendo el orden del Instrumentum Laboris, que hoy indicaba: "Evangelio de la familia y ley natural" y "La familia y la vocación de la persona en Cristo".


Los padres sinodales realizaron diversas intervenciones, indicó el padre Lombardi, comenzando por la necesidad del lenguaje que la Iglesia tiene que usar para explicar la voluntad de Dios, así como para incentivar el Evangelio de la familia. Entretanto, los padres sinodales reiteraron que “no es suficiente cambiar el vocabulario si luego no se consigue crear un puente de diálogo efectivo con los fieles” .


Se planteó también la necesidad, indicó el portavoz, de “realizar un camino, gradual, en el que los fieles se acercan al ideal de la familia y matrimonio cristiano como es indicado en el Magisterio de la Iglesia”.


Se invitó además a reconocer el apoyo positivo que significa la experiencia de las personas, así como a fortalecer las etapas de la vida cristiana, de manera que haya una continuidad y coherencia en el matrimonio y en la familia.


De manera que el matrimonio “no sólo sea válido, sino también fructífero, porque hay que transmitir una visión del matrimonio no sólo como punto de llegada, sino como un camino hacia una meta más alta, un camino de crecimiento personal”.


El padre Lombardi, añadió que los padres sinodales indicaron: “Hay que acompañar constantemente a los cónyuges en su itinerario de vida, a través de una pastoral familiar intensa y vigorosa”. Y si fuera el caso “sin miedo a que eventualmente disminuya el número de bodas celebradas en la Iglesia”. Otro padre sinodal habló de la importancia de “verificar que existan condiciones para el matrimonio, ser exigentes para aceptar a las parejas que se acercan al matrimonio en la Iglesia”.


Entre las ideas que expusieron los padres sinodales figura que “la Iglesia debe ofrecer su enseñanza de forma más incisiva, presentando la doctrina no como una lista de prohibiciones, sino haciéndose más cercana a los fieles, como hacía Jesús”.


“Debemos enfocar más lo positivo que la prohibición, más la propuesta que la norma. También el valor de la sexualidad dentro del matrimonio”.


Muchos dieron ejemplos de pastoral familiar con servicio de preparación a la familia, o de acompañamiento de las familias en dificultad, para que no se sientan abandonados. También se habló sobre las situaciones conflictivas y las repercusiones en la vida familiar, como en el caso de las migraciones.


En cuanto al acercamiento a la Eucaristía de los divorciados que se han vuelto a casar, se indicó que la comunión no es el sacramento de los perfectos, sino de aquellos que están en camino, y  sobre este tema se seguirá profundizando.


Al igual que ayer por la tarde, se ha indicado que es necesario escuchar las experiencias de las parejas casadas, porque sus luchas y sus fracasos no pueden ser ignorados; al contrario, pueden ser el fundamento de una teología real, verdadera.


Otros puntos han sido la importancia de la catequesis para las familias, especialmente para los niños, y de la oración entre las paredes domésticas que da lugar a una verdadera y propia generación de la fe, transmitiéndola de padres a hijos.


Se ha hablado también de otros temas, como los retos de la familia delante de la revolución informática, de los problemas de los sacerdotes católicos de rito oriental que son casados y de la asistencia que a veces necesitan, o del problema de la poligamia en África. 


Varias intervenciones en el Sínodo subrayaron la importancia misionera del evangelio de la familia y manifestaron gratitud por el empeño de los movimientos.


(Fuente: Zenit.org)



 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación