Todo fue más simple de lo esperado. El testimonio de Daniel

30/05: Día de la Donación de órganos. Daniel H. se animó a donar sangre junto a su primo, cierto día le comunicaron que podía ser donante de médula...

 
Todo fue más simple de lo esperado. El testimonio de Daniel

“Desde hace algunos años, cada vez que me es posible me ofrezco como dador de sangre para quien lo necesita. En una de esas oportunidades, fuimos con mi primo a un banco de sangre, por pedido de un conocido. En esa oportunidad, nos ofrecieron pasar a formar parte del banco de datos de donantes de CPH, previa explicación de los procedimientos y técnicas de extracción. Mi primo, médico, se anotó sin dudarlo, y yo que dudaba, viendo la seguridad de él, seguí su ejemplo y acepté. Él tenía muy claro lo que yo tardé en comprender, lo que se nos pedía hacer era algo insignificante en comparación con la vida que podría salvar”.


“Pasaron algunos años, y un día recibo un llamado que me explica que tengo altas chances de ser donante, pero que necesitan hacerme más estudios para comprobarlo. Esta vez, no dudé. Y desde ese momento hasta el día de la extracción, estuve muy seguro de haber tomado la decisión correcta. Me hicieron los estudios, se comprobó la compatibilidad con el paciente, y que yo estuviera libre de enfermedades que pudieran afectarlo. La extracción se realizó algunos meses después, mediante la técnica de aféresis, por lo que solo estuve unas pocas horas en la clínica.


Estoy muy feliz de haber podido participar en algo tan importante. Y espero que con el tiempo seamos cada vez más los que entendamos que con muy poco, podemos estar salvando una vida”.


(Fuente: Incucai.gov.ar / Testimonio de Daniel H., donante de médula)

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación