El celular de Dios

Ediciones San Pablo - Pedro Oeyen

 
El celular de Dios

¿Y si tuvieras el celular de Dios?


¿Le preguntarías por qué permitió lo que ahora te atormenta?


¿Le pedirías consejo para superar tus temores y problemas?


¿Te animarías a suplicarle para que cambie cosas fundamentales de tu vida?


¿Le pedirías perdón por haber fallado o -peor aun- por no haber intentado vivir de otra manera?


¿Cómo le hablarías? ¿Qué le dirías...? ¿No harías silencio para escucharlo?


Dios no es un aparato que contesta si apretamos un botón.


Sus tiempos y modos de comunicación no son iguales a los nuestros. Pero, perseverando, en algún momento resonará su voz en nuestro interior.


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación