El Pensamiento de C.S. Lewis: Más allá de la sensatez

Manfred Svensson - Editorial CLIE. Excelente presentación del pensamiento del genial autor inglés. Un cúmulo de riqueza para redescubrir en el siglo XXI.

 
El Pensamiento de C.S. Lewis: Más allá de la sensatez

Clive Staples Lewis (1889-1963) más conocido como C.S. Lewis, es uno de los escritores más conocidos y leídos del siglo XX. Sus “Crónicas de Narnia”, traducidas a más de 30 idiomas y con millones de ejemplares vendidos, han sido lectura favorita de varias generaciones. La obra cumbre del cineasta Richard Attenborough, “Tierras de penumbra”, que narra la emotiva relación de Lewis con su esposa, la también escritora Joy Gresham que murió de cáncer a los 45 años, arrancó abundantes lágrimas a numerosos espectadores.


No es tan conocido, sin embargo, el hecho de que el polifacético C.S. Lewis -erudito académico, profesor de literatura medieval y renacentista, crítico literario, locutor de radio, escritor y ensayista-  fue también uno de los más grandes pensadores y apologistas cristianos de su época. Y que a pesar de que ser ateo en su juventud y declararse «muy molesto con Dios por no existir», después que de su conversión a los treinta años por influencia de J. R. R. Tolkien y G. K. Chesterton, su libro “Cristianismo…¡y nada más!” (o “Mero Cristianismo)  se convirtió en un clásico de la apologética cristiana.


Miembro de la Iglesia Anglicana, siempre se consideró un «cristiano nada más», sin encerrarse ni encuadrarse en ninguna posición teológica concreta, para así mejor defender el terreno común del cristianismo histórico. 

 

El siglo XX tuvo, tal vez, otros pensadores cristianos más profundos que él, otros más eruditos, pero es poco probable que haya tenido alguno tan claro. Los once capítulos de este libro, están dedicados a presentar la visión lewisiana del mundo en todos sus aspectos: el lenguaje y racionalidad, la historia y el progreso, el hombre y sus utopías, la felicidad, la justicia, la educación, la literatura, las artes... y más.

El autor nos demuestra como el cristianismo era la perspectiva desde la que Lewis ve todo lo demás; y la fe, presente en todas las facetas de su pensamiento, la lente mediante la cual mira los otros objetos. 

 

En sus páginas vemos a C. S. Lewis moviéndose siempre en la moderación, pero a su vez, situándose más allá de la mera sensatez, nunca buscando un mero término medio, sino el máximo bien del hombre para la suprema gloria de Dios. Su visión de la Iglesia, como una gran mansión repleta de habitaciones, es en buen ejemplo de su manera de ver las cosas: «Cuando hayas escogido tu propia habitación, se amable con quienes han escogido diferentes puertas y con quienes aún permanecen en el salón de espera. Si se han equivocado, necesitan tus oraciones mucho más; si son enemigos tuyos, tienes órdenes de orar por ellos. Esta es una de las reglas comunes de la casa»

 

Un libro muy necesario en la Iglesia de hoy.
 
 
 
  • Julio Emilio Sbarra
    Estimados: muy, muy interesante el artículo. Me voy corriendo a comprar el libro. Pequeño, humilde aporte : en donde figura el año de nacimiento de C.S.Lewis debería decir, en lugar de 1989, 1889. Muchas gracias Atte. Mgr Julio Emilio Sbarra
  • manuel
    Admiro a C. S. Lewis en sus pensamientos, menos en una cosa: en su falta de compromiso. Se le parece a Erasmo.- ¿Qué hubiera pasado si el apóstol Pablo no hubiera discutido con religiosoa y filósofos, con epícureos y estóicos en Atenas? ¡Que no lo hubieran invitado al Areópago- Hch.17-, y ni se hubieran convertido Diosniso, Dámaris y otros con ellos! ¡Es necesario pelear la buena batalla de la fe,...derribando fortalezas de ignorancia y arrojar sal y luz a este munso! El que sabe hacer lo bueno y no lo hace, peca. ¡MARANATHA!.- Mc.-

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación