Gente tóxica

Bernardo Stamateas - Editorial Vergara. Un èxito de ventas en Argentina. Descubrir y defenderse de quienes nos hacen mal.

 
Gente tóxica

Envidiosos, manipuladores, mediocres, neuróticos, agresivos, victimistas... La bajeza humana es un tema clásico en la literatura y en la filosofía. Ahora, el psicólogo y pastor argentino Bernardo Stamateas la clasifica en 'Gente tóxica', un ensayo que tiene dos partes de autoayuda y una parte de reflexión: ¿qué es eso de ser mala gente? ¿Y cuánta vileza es aceptable en nuestras vidas antes de pasar a la categoría de 'gente tóxica'?

Bajo el concepto de “tóxicas” se esconden conductas de una persona que en cualquier ámbito de la vida "mete miedo o culpa a los demás y siempre te nivela para abajo".  Así lo expresa Bernardo Stamateas, pastor y terapeuta familiar, autor de la obra. Este libro, trata de definir el malestar que crean estaspersonas en el trabajo, la iglesia, la familia, la pareja o entre sus amistades.

"Todos llevamos un tóxico dentro", afirma Stamateas, agregando que la mayoría lo es, por decirlo de algún modo, a tiempo parcial. Es decir, se reconoce envidioso, agresivo o manipulador, pero sabe controlar estos pecados y no los utiliza para "minar la autoestima de nadie".

TÓXICO PROFESIONAL

 El tóxico profesional, en cambio, se caracteriza porque usa sus armas destructivas "de forma consciente", enturbia el bienestar del prójimo y se siente "triunfador" cuando su víctima da síntomas de debilidad, afectación o rendición.

La estrategia que sigue un personaje tóxico es propia del manual de un depredador. Pacífico y sigiloso al principio, tiene una "entrada de amigo" en su nuevo empleo o con nuevas amistades. Es la forma de ganarse las llaves del "círculo emocional y afectivo" de la víctima que ha elegido para luego "destruirla", explica el terapeuta argentino.

No hay un retrato tipo del tóxico permanente pero, apunta el terapeuta argentino, por lo general es gente que "se inventa un desplacer para no disfrutar" y en consecuencia, le molesta que los de su alrededor disfruten, "goza cuando el otro está mal", observa.

TIPOLOGÍAS

Stamateas ha recogido hasta nueve tipologías de persona tóxica.  El meteculpas, que castiga y condena al otro; el envidioso; el descalificador; el agresivo verbal; el psicópata sin remordimiento; el mediocre; el chismoso; el jefe autoritario, el orgulloso y el quejoso.

Si todo el mundo guarda en su interior una característica tóxica,  la víctima que se deja vampirizar responde por lo general a un prototipo de persona que "tiende a la idealización",  explica el terapeuta argentino.

El tóxico "huele" a su trofeo que se complementa con su tipología. No existen leyes para evitar caer en las garras vampíricas y la estrategia para escapar indemne variará en cada ocasión, aunque como regla básica, el autor señala la de "saber poner límites y marcar al tóxico". En este caso, "el sí y el no" son dos palabras sencillas pero "poderosas".

Otro consejo valioso es no desnudarse emocionalmente, ser cauto para no dar munición al chismoso o al envidioso.

EL AUTOR

Bernardo Stamateas es de nacionalidad Argentina, Licenciado en Teología, Terapeuta Familiar, Licenciado en Psicología y Sexólogo Clínico. Miembro distinguido de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana, ha dictado conferencias en todo el mundo.


Fuente Protestante Digital

 
 
 
  • Elizabeth Arguello Abarca
    Que gran duda como interpretar aquella persona que se acerca y dice que eres la persona ideal que andas buscando, que está feliz de haber encontrado una persona como yo. Como creer en ello.
  • María Inés
    La fantasía me ha ayudado a superar algunas cuestiones ...y tambien en la búsqueda del equilibrio he cometido errores. Uno de ellos ha sido la idealización, razón por la cual he estado entrampada en situaciones generadas por personas con las características que se describen. Y haciendo un balance, creo que ha sido mi autenticidad en buscar el bien propio y de los otros, lo que permitió que encuentre el modo de desprenderme de ellos y quedarnos con lo mejor. La última experiencia ha sido en el trabajo. Aunque lo que digo está fundamentado en la experiencia con mi madre y los hijos del hombre que fue mi esposo, con el cual vivimos un profundo amor y sus hijos no lo podían soportar.Cuando enviudé ...... pude decirles si y no a ellos y la mujer que más me ayudó en volver a conquistar mi autonomía personal y volver a comenzar con la conciencia de merecer viir la felicidad ha sido mi madre. Creo que crecer en la compasión humana y la buena comunicación nos permitirá poner límites sin matar la vida que existe en todos lados. A veces está muy dormida y es necesario ser muy prudentes. Y quizás sea necesario que aclare que entiendo que los psicópatas o los que han realizado actos contra la vida deben cumplir su reparación en las cárceles, el tiempo que la justicia lo haya definido. Pero acercarse a ellos creyendo en su posibilidad de responder a la dignidad de su vida es un compromiso humano que hemos dejado de lado .... Supe hace poco de una cooperativa para producir pan llevada adelante por presidiarios y expresidiarios que confirman lo que digo. Gracias

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación