La fuente de toda santidad

Ediciones Palabra – Autor: J. Brian Bransfield

 
La fuente de toda santidad

El hombre añora la fe espontánea de su niñez y tiene sed de Dios, pues solo Él es «fuente de toda santidad». El episodio evangélico de la mujer samaritana ofrece claves para colmar esa sed.


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación