Educar para la paz: un modo de afrontar y aprender de los conflictos

No hay que eludir los conflictos, sino aprender a sobrellevarlos de forma pacífica a través del diálogo, en un marco de respeto.

 
Educar para la paz: un modo de afrontar y aprender de los conflictos

¿En que consiste educar en la paz? ¿Somos de los que no paran de decir a los niños que no peleen, que se comporten, que no rompan cosas, que no contesten mal?


Si profundizamos en la respuesta llegaremos a la conclusión de que el silencio para un educador es la paz, que la ausencia de conflictos es la paz, que la ausencia de peleas es la paz... Y nada está más lejos de la realidad. Es posible que esos logros de convivencia ayuden, pero limitarla a esos comportamientos es quitarle mucho de lo que realmente significa.


Para empezar, nuestra educación para la paz debería comenzar con la educación para el conflicto, porque la realidad de la vida es que los niños se van a encontrar inmersos en un mundo en conflicto donde las posturas se encuentran. Entonces, deberán tener las herramientas necesarias para afrontar el conflicto de forma diferente a la habitual. Si ocurre eso, habremos favorecido la educación para la paz.


Además de educar para afrontar el conflicto, nuestros hogares deberían educar para el diálogo, para la crítica constructiva, para disentir de forma civilizada. Sólo desde actitudes como éstas estaremos fomentando la paz en un mundo que vemos lleno de conflictos.


En definitiva, no hay que eludir los conflictos, sino aprender a afrontarlos de forma pacífica en un marco de respeto.


FUENTE: pastoralcordoba.blogspot.com.ar

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación