El sonido del alma nueva

¿La música puede ser un modo de potenciar la inclusión social? En estas novedosas orquestas, vemos cómo niños y jóvenes comparten la vivencia de una melodía que los une entre ellos y a la sociedad en su conjunto.

 
El sonido del alma nueva

La formación de Orquestas Infanto-juveniles es un proyecto educativo comunitario de alcance nacional que aspira a incluir, en el acceso a ciertos bienes culturales, a sectores sociales tradicionalmente más alejados de esa posibilidad.

El objetivo es que la participación de los niños en la Orquesta se constituya en una experiencia educativa singular, no sólo en cuanto a la formación musical sino como instancia en la que lo individual y lo colectivo se requieren y expresan en el logro alcanzado.

Los resultados de esta actividad formativa se reflejan en importantes modificaciones en la conducta de los niños participantes como así también los resultados alcanzados por los niños en su rendimiento escolar. Es una experiencia que aborda la educación musical desde un enfoque social educativo y artístico.

Se puede afirmar que este proyecto se basa en la necesidad de incorporar técnicas y estrategias novedosas, diversas, específicas y eficaces con el objeto de atender el derecho a la equidad y a la calidad en el acceso a la educación y a la cultura de niños que viven en zonas donde un gran porcentaje de la población tiene las necesidades básicas insatisfechas.

Comenzó a funcionar a mediados de los noventas, con diversas formas y pocos chicos. A partir de ese momento una gran cantidad de niños y niñas de zonas históricamente postergadas de todo el país han podido descubrir el fascinante mundo del sonido.

El proyecto contempla dos aspectos básicos: la experiencia formativa inicial que apunta a lo social. Involucra tanto el aspecto específico que la música contiene en referencia a este punto, como el desarrollo de la capacidad de trabajar con símbolos, valores abstractos como el sonido, su graficación, la solidaridad, la atención necesaria hacia los otros y el sincronismo en la actuación grupal.

El otro aspecto, el de la formación de instrumentistas infantiles, atiende al desarrollo específico de la enseñanza musical, con el objetivo de comenzar a tocar un instrumento junto a otros, aprender junto con otros. La orquesta opera de este modo como generadora del conocimiento colectivo e individual. 



 
 
  • NOMBRE BELEN
    DESCRIPCION PUDE EN VARIAS OCACIONES DIFRUTAR DE LA ORQUESTA DE CHICOS CON VIOLINES EN LA PARROQUIA SAN FRANCISCO SOLANO; UNA MARAVILLA QUE REGOCIJA EL ALMA .-SE SIENTE EL AMOR DE QUIENES LO ENSEÑAN .-

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación