Francis Collins: El lenguaje de Dios (II)

El desciframiento del Genoma Humano, sus implicancias científicas y religiosas. La armonía de la ciencia y la fe.

 
Francis Collins: El lenguaje de Dios (II)

El genoma humano son las instrucciones de construcción del cuerpo humano. Se trata de un texto de tres mil millones de caracteres, escrito en cada una de nuestras células con un alfabeto de cuatro letras. Ese texto -como digo- lo poseen cada una de los miles de millones de células de un cuerpo humano, en sus moléculas de ADN. Fue descubierto por Watson y Crick, a mediados del siglo XX, pero no fue descifrado hasta el año 2000.


Al terminar su doctorado en Bioquímica, Francis Collins decide matricularse en Medicina. En un curso de genética queda "maravillado con la elegancia del código del ADN" y su enorme capacidad terapéutica: "Para mí, como médico, la posibilidad de abrir las páginas del libro de texto más poderoso de la medicina resultaba extremdamente atractiva". Años más tarde, cuando Watson abandona la dirección del Proyecto Genoma Humano, todo el proceso de selección del nuevo líder apunta a Collins, que toma el relevo y trabaja una década "en una montaña rusa desbocada de experiencias". Su equipo de investigadores trabaja de forma simultánea en veinte centros repartidos por seis países diferentes, y logra transcribir 1.000 pares básicos por segundo. A finales de abril de 2000, los dos mil científicos coordinados por Collins habían logrado la hazaña de terminar un borrador inicial.


- Así fue como me encontré de pie, junto al Presidente de los Estados Unidos, en la Sala Este de la Casa Blanca, el 26 de junio de 2000, anunciando que se había transcrito el primer borrador del libro de instrucciones del cuerpo humano, y que el lenguaje de Dios había sido revelado.


El Presidente Bill Clinton tuvo el privilegio de anunciarlo al mundo con estas palabras:


- Sin duda, este es el mapa más importante y maravilloso jamás producido por la humanidad. Hoy estamos aprendiendo el lenguaje con el que Dios creó la vida.


Collins continuó tres años liderando el Proyecto Genoma. Para él, como cristiano, la revelación de la secuencia del genoma humano tenía un significado especial, pues se trataba del texto con el que Dios daba a miles de millones de seres humanos la orden de vivir.


- Me sentía sobrecogido al explorar el más importante de todos los textos biológicos. Ciertamente está escrito en un lenguaje que apenas entendemos, y se requerirán décadas o siglos para comprender todas sus instrucciones, pero hemos cruado un pueste hacia un territorio profundamente nuevo.


Después de estas palabras, Collins nos recuerda que el propósito de su libro no es cantar las excelencias de sus investigaciones, sinoreflexionar sobre la profunda armonía entre la ciencia y la crencia en Dios:


- El Dios de la Biblia es también el Dios del genoma. Se le puede adorar en la catedral o en el laboratotio, porque su creación es majestuosa, sobrecogedora, complejísima y bella. Solo nosotros, humanos imperfectos, podemos iniciar tales batallas. Y solo nosotros podemos terminarlas.


IMPLICACIONES TEOLÓGICAS DEL BIG BANG


Francis Collins nos cuenta que Copérnico, al descubrir que la Tierra gira alrededor del Sol, también descubrió una oportunidad de celebrar la grandeza de Dios, como él mismo reconoce:


- Conocer las poderosas obras de Dios; comprender su sabiduría, majestad y poder; apreciar el funcionamiento de sus leyes ha de ser, con toda seguridad, un modo adecuado y gustoso de adorar al Altísimo, pues la ignorancia no puede ser más agradecida que el conocimiento.


En esa línea de reflexión sobre la armonía entre la fe cristiana y la ciencia, Collins dedica un sugestivo capítulo al origen del Universo. Y nos recuerda que su expansión -obsevada, medida y publicada por Edwin Hubble en 1929- ha dado pie a un diluvio de mediciones y a una conclusión admitida por casi todos los físicos y cosmólogos: que el Universo nació hace catorce mil millones de años, en un momento bautizado por Fred Hoyle como Bog Bang. Esa Gran Explosión implica necesariamene otra pregunta: ¿qué o quien la provoca? Es decir: ¿qué había antes del Big Bang? Collins cita en este punto al prestigioso astrofísico Robert Jastrow:


- Para el científico que ha vivido de la creencia en el poder de la razón, la historia de la ciencia concluye como una pesadilla:ha escalado la montaña de la ignorancia, está a punto de conquistar el pico más alto y, cuando trepa el último peñasco, salen a darle la bienvenida un montón de teólogos que estaban allí sentados desde hace siglos.


En otra página de Dios y los astrónomos, el agnóstico Jastrow -que ha sido director del Instituto de Estudios Espaciales de la NASA- afirma que el relato bíblico del Génesis coincide, en lo esencial, con el relato de la Astrofísica. Y añade: "la cadena de hechos que desemboca en el hombre comenzó repentinamente en un momento concreto, como un relámpago de luz y energía". Después de recoger esta cita, Francis Collins apostilla:


- Tengo que estar de acuerdo. El Big Bang exige una explicación divina, obliga a la conclusión de que el Universo tuvo un inicio definido. No veo cómo la naturaleza se hubiera podido crear a sí misma. Solo una fuerza sobrenatural, fuera del espacio y del tiempo, podría haberlo hecho.


Cierro este resumen del itinerario intelectual de Collins con unas palabras que me parecen especialmente esclarecedoras:


- ¿Todavía existe la posibilidad de lograr una armonía fecunda entre la visión científica y la visión religiosa del mundo? Yo respondo con un sonoro ¡Sí! En mi opinión, no existe ningún conflicto para creer en un Dios que se preocupa personalmente de cada uno de nosotros y ser, al mismo tiempo, un científico riguroso. La ciencia tiene su campo de acción en la exploración de la naturaleza, pero es incapaz de decirnos por qué existe el Universo, qué significado tiene nuestra vida o qué podemos esperar después de la muerte.


Fuente "10 ateos cambian de autobús", José Ramón Ayllón, editorial Palabra, 5ª edición, páginas 32-36.


 

 
 
  • Cristina Ramos
    En donde puedo encotrar este libro, ya que me he contactado con muchas librerias y no lo tienen, porfavor si pueden informarme se los agradecere muchisimo.. Gracias
  • NOMBREjesus
    DESCRIPCION El movimiento detectado y demostrado de expansión del universo no demuestra la teoría del big bang. Este movimiento bien podría encontrarse en una figura toroidal.
  • Jose Alayon
    La teoria del Big Bang solo trata de explicar los orígenes del universo, pero cuando analizamos la misma notamos que la chispa que dio origen la llaman singularidad, porque la gravedad reduce su intensidad. Singularidad implica romper con la leyes naturales y en términos religiosos, algo que rompe con las leyes naturales es considerado un milagro. Por lo tanto, fue un milagro lo que dio origen a nuestro universo. Los rastros de que nuestro universo fue creado por un ente inteligente y no por un evento fortuito lo observamos en la calibración exacta de la intensidad de las cuatro fuerzas físicas o interacciones (la gravedad, el electromagnetismo, la fuerza nuclear fuerte y la fuerza nuclear débil) Romanos 1:20

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación