Jugar no es un juego

"Todos los chicos tienen las mismas capacidades, lo que cambia son las dificultades que atraviesan", explica Alejandra Gil, coordinadora general terapéutica de Aedin, asociación que trabaja con chicos que sufren parálisis cerebral.

 
Jugar no es un juego

Aedin se dedica a la educación y al tratamiento de niños y jóvenes con trastornos neurológicos. Busca contribuir a su felicidad, con el fin de promover el desarrollo de un mayor número de niños y jóvenes con parálisis cerebral y otros trastornos del desarrollo, para que logren, dentro de sus posibilidades, vencer sus limitaciones y alcanzar su máximo potencial por medio del juego compartido.

Por eso, desde hace tres años pusieron en marcha un programa para que sus pacientes interactúen con chicos de su misma edad que no padecen esos problemas. Cada quince días la sala de 4 años recibe la visita de los chicos del jardín de infantes Mundo del Sol, vecino a la asociación, para que los chicos puedan jugar juntos. En esos encuentros, que duran una hora, aproximadamente, todos juntos pintan, cantan, les leen cuentos y hasta arman torres con bloques.

"Es muy emocionante ver cómo interactúan, pero sobre todo cómo juegan, se ayudan y ríen juntos", apunta Gil, que destaca cómo los chicos de la asociación esperan ansiosos la visita de los otros niños.

Es que en este caso, como en casi todos, más allá del problema que cada uno atraviese, lo cierto es que las mayores dificultades son las que se presentan en el entorno y no tanto en la discapacidad que cada uno pueda sufrir. La clave está en reconocerlas y ayudar a armar un entorno amigable que incluya a todos.


Valores


Aedin busca recibir a los niños y jóvenes en un ambiente donde el cuidado por el detalle transmita amor, alegría y respeto, brindamos un espacio de contención a sus familias con un diálogo fecundo y frecuente que permita conocer sus necesidades y expectativas. De este modo, busca dar respuesta a las necesidades de los niños por medio de un plan educativo terapéutico integrado y personalizado de acuerdo a cada realidad singular.


Fuente: www.aedin.org.

 
 
  • rosa maria
    Encuentro sumamente interesante el juego compartido. Colabora, en ambos grupos, en favor de su desarrollo socio-afectivo-cognitivo porque en el "como si" del juego nadie lastima ni se equivoca, simplemente tiene la posibilidad de retomar la idea - tantas veces como sea necesario - y aplicar ambos hemisferios cerebrales armoniosamente.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación