La elegancia como expresión de la persona

La moda impone su dictadura, especialmente a las mujeres. Una joven diseñadora destaca la femineidad con ropa decorosa y atractiva.

 
La elegancia como expresión de la persona

LONDRES, 01/02/12 (ACI/EWTN Noticias).- Helena Machin es una joven diseñadora inglesa de 30 años de edad que trabaja para importantes clientes en Londres. Ella sufrió la pérdida de su hermano James hace tres años, a causa del cáncer. Su muerte la aproximó a Dios y a la Iglesia.  Y así decidió darle un nuevo giro a su vida profesional como diseñadora.


"Quiero invertir algo de mi tiempo y amor en la siguiente generación. Quiero permitirles abrazar la femineidad con ropa decorosa y atractiva, ya que al hacerlo logran alcanzar todo el potencial que Dios les ha dado", comenta.

Sobre su hermano, Helena lo recuerda como "alguien que sirvió a otros, mostrándoles el camino hacia Cristo con su ejemplo heroico y su buen humor. Logro además que muchos volvieran a la fe".

Una de sus últimas actividades ha sido la conferencia que dio el jueves pasado en la que explicó las distintas formas del cuerpo de las mujeres y la mejor forma de vestirse de acuerdo a cada una.

En opinión de la joven Amy Mulvenna, estudiante de crítica de arte de 23 años, "la manera en la que Helena se refiere a la femineidad balancea la relación positiva entre el vestido y la propia personalidad""Creo que estamos tan abrumados por las revistas más famosas que es importante no olvidar que una debe presentarse con respeto. Replantear este balance le da más peso y más crédito a la mujer", añade.

Para Emily Green, una alumna de la escuela de administración del King’s College en Londres, el trabajo de Helena "redefine los roles y la distinción entre hombres y mujeres. Las mujeres se han vuelto muy ahombradas para encajar en el trabajo. Eso confunde a los hombres y los hace más violentos cuando ello es algo que las mujeres no quieren ni esperan""Me encanta la aproximación de Helena al diseño", añade, y señala que "todas queremos el reconocimiento social y algunas veces las mujeres se visten para encajar, pero no se dan cuenta de que eso genera menos respeto. Si una no se respeta a sí misma entonces no se puede esperar respeto de los otros".

"Vine porque quería tener una mejor idea sobre cómo vestirme de la mejor manera", comentó la estudiante de medicina Vicky Weissmann. "Si estás cómoda con lo que usas entonces tendrás más confianza. Además creo que es cortés para con los otros vestirse bien", agrega.

Helena, quien ha decidido a vivir su vida cristiana santificando el trabajo, ha iniciado una serie de proyectos, como un curso intensivo que dará en el Baytree Centre de Londres para muchachas de entre 14 y 18 años. Además, dará una serie de conferencias en universidades y escuelas.

Un consejo final de Helena: "si quieres ser tratada como dama, vístete como dama".
 
 
  • NOMBRE Juan Luis
    DESCRIPCION

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación