Las pequeñas grandes señales de Francisco

Un periodista gráfico se detiene en los gastados zapatos de Francisco y capta la imagen. Sin palabras... Es el Papa de los gestos.

 
Las pequeñas grandes señales de Francisco
 
 
  • NOMBRE Luis
    DESCRIPCION En relación a estos gestos, yo sería cuidadoso en resaltarlos desde una pagina de formación cristiana. Da la impresión que el Papa Francisco es muy humilde y su antecesor, el Papa Benedicto no lo era pues usaba zapatos color púrpura. Benedicto los usó atendiendo a una vieja tradición y porque es propio de la investidura del Sumo Pontífice. Puede leerse que el Papa anterior era algo "vanidoso" y este es sencillo. Creo que hay que rescatar el simbolismo y la rica tradición de nuestra Iglesia. Un saludo en Cristo.
  • Gabriela
    No comparto la opinion. Francisco ES ASI. Su humildad, su sencillez, logró q cristianos alejados como yo, recuperáramos la fe en la iglesia y queramos volver. De Benedicto rescato el valor d reconocer q no podía con tremenda tarea. Viva el Papa!!!!!
  • Horacio
    Entiendo que los gestos de sencillez del Papa Francisco son tan elocuentes como el gesto de humildad que ha tenido el Papa Benedicto XVI en renunciar. Me parece que esta tradición por mejor intención que haya tenido, está muy por debajo de lo establecido por Jesucristo, que en definitiva, es el centro de todo y lo mas importante. Tal vez suene soberbio el comentario, pero solamente me remito a la palabra de Dios: “El Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza” (Mt 8, 18-22). Un escriba, lleno de entusiasmo ante las palabras y los hechos de Jesús, le dice que lo seguirá “adonde vaya”. En su respuesta, Jesús no rechaza al escriba como seguidor, pero le aclara que su seguimiento no es para nada fácil: “El Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza”. La respuesta de Jesús no es retórica ni metafórica, ya que describe la realidad de la nueva Iglesia fundada por Él: no se caracteriza por sus riquezas materiales, puesto que tanto su Iglesia, como Él -y como aquellos llamados a seguirlo-, “no son de este mundo” (cfr. Mt 20, 1-16), sino del cielo, “enviados por el Padre” (Jn 20, 21), y en el cielo, las riquezas materiales de nada sirven. De la Buena Noticia de Jesús de Nazaret San Lucas 10,1-9. Después de esto, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. Y les dijo: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Al entrar en una casa, digan primero: ‘¡Que descienda la paz sobre esta casa!‘. Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; curen a sus enfermos y digan a la gente: ‘El Reino de Dios está cerca de ustedes‘. Un abrazo fraterno en Jesucristo, Señor y Dios nuestro.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación