Libros para los cristianos perseguidos

Una organización trabaja desde hace veinte años llevando material religioso allí donde los cristianos son perseguidos.

 
Libros para los cristianos perseguidos

“Luci Sull' Est” es una organización que se dedica desde 1991 a promover los valores cristianos en la sociedad a través de la distribución gratuita de libros religiosos. 


Tras la caída del Muro de Berlín, un grupo de amigos viajó a países comunistas de Europa del Este, como Lituania, allí descubrieron que los cristianos no habían tenido acceso a ningún libro religioso desde hacía años. 

Juan Miguel Montes, uno de los socios fundadores de  “Luci Sull' Est”, recuerda: “Nos encontramos con muchos católicos que no sólo se alegraban de lo que había sido hecho, sino que querían que se prolongase una acción -visto que ya eran los tiempos finales de la Unión Soviética y estaba habiendo más espacios-, una colaboración entre ellos y nosotros”.

Así nació “Luci Sull' Est”. Desde entonces, han distribuido gratuitamente más de cuatro millones de libros religiosos en todo el mundo. Entre todos ellos destaca “Fátima: ¿Un mensaje de tragedia o de esperanza?”, con un millón de ejemplares regalados.

El objetivo es claro: que todos los cristianos que han vivido sin libertad religiosa tengan acceso a textos sobre Dios. Quieren que esos libros se conviertan en “La Luz de Oriente”.

En la actualidad, continúan con esta labor pero su objetivo se ha ampliado a otros lugares. “Comenzaron a pedirnos que hicieramos lo mismo que ya hacíamos en los países del Este, que era llevar una imagen, la imagen peregrina de la Virgen de Fátima, también a parroquias, hospitales, cárceles, asilos de ancianos y escuelas de Italia”, comenta Juan Miguel Montes.

“Luci Sull' Est” trabaja en más de veinte países. Sus publicaciones llegan a lugares en conflicto como Afganistán o Irak, donde son de mucha ayuda a los capellanes militares.

“Hemos mandado bastante material religioso, ya sea para las tropas italianas, ya sea para la población local cristiana, ya sea para musulmanes de buena voluntad, que existen y se interesan tambien por estas cosas”, agrega Montes.

No sólo se envían libros, en 2010 terminó la construcción de la catedral de Karaganda, la cuarta ciudad más grande de Kazajistán. “Luci Sull' Est” pidió donativos para realizar las obras de este templo y consiguió 200.000 euros.

Kazajistán limita al norte con Rusia y al este con China. En Karaganda hubo un campo de concentración soviético donde miles de cristianos fueron asesinados a causa de su fe. Por eso, los obispos decidieron que era el mejor lugar para levantar una gran iglesia que recordase a los mártires.

“Luci Sull' Est” organiza también conferencias sobre la persecución de cristianos. “En China, en este momento, existen obispos que estan en prisión. De los cuales no se habla y queremos que se hable para no repetir algo que es muy triste y que había dicho un obispo en el tiempo del comunismo, antes del 89: “el silencio de la Iglesia ha caído sobre la Iglesia del silencio””.

Allí donde alguien tenga la necesidad de leer textos sobre Jesucristo podrá contactar con esta asociación.

Fuente Rome Reports

 
 
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación