Lo posible de lo imposible (V)

Un niño con HIV es una herida en el corazón de Dios. Herida que algunos intentan sanar, humilde y heroicamente.

 
Lo posible de lo imposible (V)

Los chicos se le cuelgan del cuello, de los brazos, de las piernas. Sentada en un banco del jardín, Silvia Casas disfruta de ser la fuente de amor de estos 17 corazones que tanto la reclaman. Ella, junto a su marido, fueron el primer matrimonio en adoptar a un chico con VIH en 1990 y hoy es la responsable del Hogar MANU, en Monte Grande, provincia de Buenos Aires, el único en el país especializado en recibir chicos con VIH.

"Todo lo que hacemos vale la pena por el resultado. Yo no siento que estemos ayudando a unos pocos porque estamos ayudando a algo mucho más grande que es una causa: la de los chicos desamparados con VIH. Y además, logramos demostrar que este tema se puede abordar de una forma integral y exitosa, y que otros pueden replicarlo", sostiene Casas, que viste anteojos negros porque se contagió de conjuntivitis de uno de los chicos. Se levanta los lentes para mostrar unos ojos inyectados en sangre y dice: "Esto también vale la pena".

Hoy en día el hogar cuenta con chicos de 9 a 17 años que llegan derivados de los Centros Zonales de Promoción y Protección de los Derechos de Infancia y también de los servicios sociales de los hospitales. En su mayoría, son chicos que provienen de hogares de alta vulnerabilidad y que sufrieron situaciones de abandono. Por eso los primeros tiempos consisten en un trabajo cuerpo a cuerpo con ellos, para poder integrarlos al hogar y darles todo el amor que necesitan.

"La idea es que los chicos se revinculen con sus familiares pero lamentablemente eso es lo que menos ocurre. Ahí es el juez el que decide si los ponen en situación de adoptabilidad, pero lo cierto es que tenemos estadías mucho más largas de las deseadas", cuenta Casas. De hecho, en 10 años de vida, sólo consiguieron 4 revinculaciones con las familias de origen. Pero hay otras cifras que son más alentadoras: 15 chicos con VIH salieron en adopción o guardas con familias que participan de su programa de Hogares, 10 bebés se fueron con diagnóstico negativo y se entregaron a través del registro de adoptantes y 10 fueron derivados a otros institutos por temas más complejos, como adicciones.

Además de recibir la atención médica especializada que requieren en el Hospital Garrahan, se atienden las necesidades cotidianas de cada uno de ellos, como llevarlos al colegio, comprarles ropa, organizarles salidas, hacer la tarea: todas las tareas de una madre pero multiplicadas por diecisiete. "Los chicos hacen una vida normal, van a la escuela, algunos hacen las actividades que les gustan. Tratamos de que tengan la mejor vida posible y se puedan desarrollar al máximo. Pero también se llevan materias a fin de año y nos hacemos malasangre como cualquier padre", cuenta Casas, entre risas.

"Uno ve chicos que llegan con un deterioro que te atraviesa el corazón y después, de a poco, van progresando. Nuestro objetivo es que la gente no de vuelta la cara cuando se habla de chicos con VIH y de a poco lo vamos logrando", dice Casas, mientras abraza a una de las nenas que tiene a upa.


Fuente: Micaela Urdinez, La Nación.

 
 
  • Ely
    DESCRIPCION Hola Silvia te cuento que nosotros Omar ,mis hijos Joaquín de 12 años y Valentina de 9 adoptamos una nena que la habían dejado en el Hospital,en éste pueblo donde vivimos y nadie la quería porque tiene HIV. Cómo me gustaría contactarme con vos,actualmente tiene 3 años y 9 meses y la recibimos con 1 año y 10 meses y ni siquiera se sentaba , con eso te digo todo.Hoy está muy bien , gracias a Dios,controlada al máximo,su viremia es muy baja a grado cero o sea Portadora sana. Vivimos al Norte de Salta. Nos encantaría poder hablar con vos,mi nombre es Elida Rodriguez
  • María del Carmen
    Quiero decirles a estas dos grandes personas que el Señor Jesús les dio esta misión y la están cumpliendo al pie de la letra. Felicitaciones y adelante, cuenten con mis oraciones.
  • Laura
    Que hermosa nota, en medio de tantas injusticias que alegría la obra de estas personas que bien que le hacen a estos niños y también lo reciben de vuelta seguramente

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación