Maru Botana: "No es bueno que un chico crezca pensando que después de la muerte uno no puede volver a reír"

La querida conductora habla sin exageraciones, y mostrando las verdaderas prioridades de la vida.

 
Maru Botana: "No es bueno que un chico crezca pensando que después de la muerte uno no puede volver a reír"

La revista Hola entrevistó a Maru Botana, la cocinera y conductora qe destaca por su simpatía y por su apego a la familia. Ella pasó por el difícil transe de perder un hijo; sin embargo, ese dolor profundo no le impidió seguir adelante y brindaele lo mejor de ella a quienes la rodean. A continuaci{on, reproducimos el diálogo con la reportera de la revista:


"Disculpá el caos”, dice Maru Botana (41) mientras se acomoda el delantal de cocina que la hizo famosa. En su casa de Pacheco (Argentina), puertas adentro, “el caos” tiene un motivo: reflectores, trípodes, cartones a lo largo del piso y un nudo de cables rodean cada metro del living, la sala de estar y la cocina. Desde hace dos semanas, Botana convirtió su casa en un improvisado estudio de televisión donde cada día graba un episodio del nuevo programa En casa, con Maru, de la señal El Gourmet.com.


“No quería estar lejos de los chicos. Si tenía que trabajar veinte días a full, por lo menos quería hacerlo en casa, así estoy con ellos cuando llegan del colegio. Lo que más quiero en el mundo es estar con mis hijos, los disfruto muchísimo. Ellos son el mejor regalo que me dio la vida”, cuenta la conductora de rulos dorados que en 2008 perdió a su hijo Facundo, de seis meses.

Casada desde hace quince años con Bernardo Solá (42), Maru Botana es madre de Agustín (12), Lucía (9), Matías (7), Sofía (6), Santiago (4), y Juan Ignacio (1). Con una energía arrolladora, hoy divide su tiempo entre los horarios escolares, la administración de sus cuatro locales de comida y su revista de cocina.

¿Pensaste alguna vez cuál hubiese sido tu camino si no te hubieses dedicado a la gastronomía?

–A mí siempre me gustaron los chicos; de hecho, quería ser maestra jardinera. Pero mi papá, que es médico y que remó toda la vida como un loco, me decía: “No, Maru, no vas a ganar nada como maestra”. Así que me puse a estudiar Administración de Empresas, pero sin dejar de cuidar chicos. Todos sabíamos que tarde o temprano formaría una familia grande. La cocina surgió como un hobby que con el tiempo se convirtió en profesión. Nadie pensó alguna vez que terminaría trabajando en la tele. Al día de hoy, mis hijos me preguntan: “¿Cómo te hiciste famosa?” Y yo siempre les digo que fue el destino.

Y también saber aprovechar las oportunidades…

--Exacto. Aunque de chica era tímida y cabizbaja, nunca tuve miedo de decir que sí. Siempre me la jugué. Mis elecciones eran instintivas. Tenía 19 años cuando les dije a mis padres que me iba a Europa. Era su única hija y quería trabajar en un mundo en el que las mujeres casi no tenían lugar: la gastronomía. Una vez le pregunté a mamá cómo me había dejado ir sola. Y me contestó: “Te fuiste y me puse llorar”.

¿Cuál es la magia de la cocina?

–Está en mi alma. Me apasiona leer las recetas, saborearlas de antemano, abrir la heladera y dejarme llevar: improvisar, sorprender a mis hijos, a Bernie, a los invitados. Hay un punto, mientras cocino, en el que ya no me importa lo que pasa afuera, me abstraigo por completo. Y eso me encanta.

¿Hay planes de agrandar la familia?

–No… La verdad es que por mí, hubiese tenido diez hijos. Esa sensación de algunas madres de que “éste es el último” no la voy a tener nunca. Los momentos más felices de mi vida fueron mis partos, tenerlos a mis chicos en brazos. Con el tiempo aprendí a ser una agradecida, hay tantas cosas que te pueden pasar en el medio… Después de lo que pasó con Facu, trato de vivir el presente, ¿se entiende? Bajar un cambio y tomarme un minuto para pensar: “Pucha, mirá todo lo que tenemos. Es un tesoro”. Es impresionante cómo me cambió la perspectiva. Ya no doy nada por sentado.

¿Cómo organizás tu trabajo con los horarios de los chicos?

–Tengo todo en la cabeza.

¿Nunca te los olvidaste en algún lado?

–Sí… [Risas.] A Agustín, por ejemplo, lo llevé a un  cumpleaños y nunca lo fui a buscar. A veces, cuando estoy muy a las corridas, me ha pasado de ir al cine sin billetera. Los chicos, por suerte, me ayudan. Hasta dejamos un zapato arriba de la biblioteca para acordarnos de lo que no nos tenemos que olvidar.

¿Cuál es el programa que más disfrutás con ellos?

–Con las chicas patino y juego al tenis. En el campo, andamos a caballo, aprovechamos mucho para cocinar o caminar. Es un lindo lugar para compartir en familia. Ellos corren en el barro y yo también, obvio.

¿No dormís la siesta?

–No. Es que la tarde es ideal para hacer collages y cocinar masitas o alfajores, que después llevamos a la pileta. Me encanta ir al pueblo cercano a la estancia a hacer las compras. También tengo mis momentos. A la mañana, bien temprano, aprovecho para andar en bicicleta.

¿Cómo describirías la personalidad de cada uno?

–Agus es un divino, súper educado, responsable, muy hermano de sus hermanos; Luchi es la artista de la familia; Mati, un chiquito muy sensible; Sofi es una señora en miniatura, charleta, desenvuelta, curiosa; Santi conquistó a la familia. Cuando murió Facu fue quien devolvió la alegría a la casa; y Juani es una luz. No quise que con él se suplantara a Facu, sino simplemente demostrar a mis hijos que todo continuaba, que se podía volver a confiar en la vida y que se podía ser feliz de nuevo. No es bueno que un chico de 8 años crezca pensando que después de la muerte uno no puede volver a reír.

¿Cómo viviste tu último embarazo?

–Fue una jugada terrible, muy difícil. Lo hablamos primero con Berni y decidimos ir para adelante. Desde el momento en que me embaracé hasta que el chiquito tuvo 1 año, no me quedé tranquila. Los chicos me preguntaban: “¿A él le va a pasar lo mismo que a Facu?”. “No, no le va a pasar lo mismo”, les contestaba, con un puñal clavado en el pecho. Yo pensaba: “Dios mío, por favor, no me hagas esto otra vez”.

--¿Y el duelo?

–Largo. Fue un proceso compartido, porque entre todos lo hablamos mucho. Santi, que en ese momento tenía 1 año, lo seguía buscando a Facu por la casa. Durante los primeros días me invadió esa sensación de querer tirarme en la cama y no levantarme más. Si bien ellos sabían que estaba triste, no quería que dijeran “después de Facu, mamá cambió”. Hoy lo vemos como un ángel que nos ayuda desde el cielo.

¿Quién fue tu principal sostén?

–La fe, mi familia, mis amigos. Después de haberlo hablado tanto siento que puedo compartirlo. A veces me llaman para acompañar a una madre que pasa por la misma situación y no es tan fácil. El preguntarte “¿por qué a mí?” es caer en un vacío inexplicable. Tantas mujeres que no quieren a sus hijos… y yo sufría por haber perdido el mío. Fue desgarrador.

¿Hay tiempo para el reencuentro de la pareja, para estar con tu marido?

–Todavía me cuesta organizar miniescapadas. Sin embargo, tenemos nuestra intimidad a pesar de que estamos rodeados de chicos. Todas las semanas salimos un rato. Es muy loca nuestra vida, pero nos complementamos bien. Somos el uno para el otro.

¿Con qué plato lográs que se rinda a tus pies?

–Le gusta mucho el pescado, que le preparo en una plancha con cus cus. También nos encanta el sushi. Este año cumplimos quince años de casados y de regalo le compré la alianza que justo se le había roto mientras trabajaba. Con los chicos lo sorprendimos. Apagamos las luces, prendimos unas velas y entre todos cantamos el “Feliz aniversario”. Todos en familia. Como siempre.

Texto: Jacqueline Isola

Foto: Soledad Rubio

Producción: Georgina Colzani 

 
 
  • julia maria
    A MARU LA SIGO DESDE QUE ESTABA EMBARAZADA DE AGUSTIN UNOS CUANTOS AÑOS. QUE PUEDO DECIR QUE NO SE A DICHO YA,ES UNA SEÑORA MADRASA TODA DULZURA. COMO LAS COSAS DULCE QUE PREPARA COMO PERSONA NO TENGO EL GUSTO DE CONOCERLA PERSONALMENTE, PERO POR LOS COMENTARIOS QUE HACEN LOS QUE HAN TRBAJADO CON ELLA ES UN SER MARAVILLOSO DIOS LA CUIDE SIEMPRE POR ESA FAMILIA HERMOSA QUE FORMO. UN BESOTE PARA ELLA
  • NOMBREmerce
    DESCRIPCION MARU,UNA GRAM MUJER MARAVILLOSA,NO TENGO PALABRAS PARA ESCRIBIR,ELLA ES TODO TODO LO BUENO QUE NOS PODEMOS IMAGINAR DE ALGUIEN. FELICITACIONES !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
  • NOMBRECAROLINA
    DESCRIPCION MARU ES LO MÁS, UN VERDADERO EJEMPLO DE VIDA A SEGUIR. nOS MUESTRA A CADA INSTANTE QUE LA VIDA ES BELLA Y VALE LA PENA SEGUIR ADELANTE. ME ENCANTARIA PODER ENCONTRARLA ALGUNA VEZ Y COMPARTIR ALGUNAS PALABRAS. ES ADORABLE COMO PERSONA, COMO MAMA. GENIAL LA NOTA. FELICITACIONES!
  • Sofi
    Hola soy Sofia, de Lincoln Bs. As. tengo 19 años y sigo a Maru desde hace bastante tiempo. me gusta mucho como persona, ademas de ser una mujer realmente hermosa se nota que es una buena persona. Admiro la fuerza que tuvo y que tiene para seguir adelante después de la muerde su bebe, Es encantadora, como mujer, como madre y como cocinera. Muy linda la nota!! saludos.
  • marcela
    Veo a Maru desde sus comienzos en Todo Dulce en Utilisima, preparaba sus recetas, me gusta su simpatia y el amor q pone a su trabajo! El dolor por el q pasò lo sentì como si fuera un familiar mio, saludos!!!!
  • NOMBREsusana
    DESCRIPCION Yo pasé por lo mismo que Maru y les aseguro que es muy difícil, pero también aposté a la vida y hoy tengo cinco hijos divinos. Sigo a Maru de siempre, tengo todos sus libros y me encanta verla bien, feliz y embarazada de nuevo- Suerte Maru
  • NOMBREsusana
    DESCRIPCION Yo pasé por lo mismo que Maru y les aseguro que es muy difícil, pero también aposté a la vida y hoy tengo cinco hijos divinos. Sigo a Maru de siempre, tengo todos sus libros y me encanta verla bien, feliz y embarazada de nuevo- Suerte Maru
  • adriana
    Deberìas patentar tambien esa forma de vida, alguien que es autèntica, que es un ejemplo de mujer, madre, esposa en estos tiempos???es una flor en el desierto. Las mas duras pruebas que un ser humano puede pasar y esa florcita siempre radiante, un lugar donde muchos que la están peleando pueden mirar para no perder la esperanza, la fuerza y la fe. Una trabajadora incesante, que nunca bajò la guardia y confía siempre en el Gran Proveedor. El Señor Jesùs bendiga siempre todos tus propositos.Gracias Maru!!!

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación