Te puede pasar a Ti: antes ateos, hoy conversos

Una serie de documentales retratan las historias de personas que se encontraron con Dios y cómo esto les cambió la vida.

 
Te puede pasar a Ti: antes ateos, hoy conversos

MADRID, viernes 4 noviembre 2011 (ZENIT.org).- El autor del éxito cinematográfico La Última Cima, el director de cine Juan Manuel Cotelo, ha concluído su más reciente obra, una película-documental sobre conversos de nuestros tiempos: Te puede pasar a ti. Antes ateos, hoy conversos.

“Antes no creían en Dios. O le consideraban un extraterrestre. O le tenían escondido en el congelador. Pero un día se encontraron con Él... ¡y cambiaron de vida! Un boxeador, una estudiante, un escultor, una actriz, una empresaria, un malabarista, una escritora, una modelo, un terrorista… Son inclasificables y están por todo el mundo. Se les llama 'conversos'”, anuncia el sitio web de www.infinitomasuno.org, productora de la película.

El lanzamiento del primer capítulo, según anuncia la página web, será el 11 del 11 del 11.

Tras haber dado “casualmente” con ellos, Cotelo, en una original presentación de su nueva película en una caravana, resume en tres minutos las historias de un transexual, una masona y echadora de cartas, una inconformista de tribu urbana, un marxista, un boxeador, una escritora, una integrante de una secta anticatólica, un joven en medio de pandillas y narcotráficantes y muchas vidas más.


“La idea surgió de un encuentro casual. Una persona, en la calle, me identificó como actor y me prestó un libro en el que una princesa italiana hablaba de su conversión. La historia me impresionó e inmediatamente traté de localizar a la autora. Tardé ocho meses en lograr que me recibiera. Desde entonces hasta hoy, lo cómico es que he dado casualmente con doce conversos, de ocho países diferentes, a los que no he buscado. Cuando he sido yo quien tomara la iniciativa para dar con alguien, no lo he conseguido", comenta Cotelo.


"Los conversos no son “intelectuales” alejados del mundo real en el que vivimos: Al empezar este trabajo comprobé cómo la literatura sobre conversos se reduce casi exclusivamente a historias de intelectuales conversos, de personas muy, muy listas. Como si se hubiera querido defender la idea de que hay gente inteligente que encontró la fe… que la fe no es para imbéciles o tarados. Sin embargo, no dejan de ser modelos alejados del común de los mortales, que no somos especialmente listos", observa.

Son personas que se encontraron con Dios de sopetón y cuando menos lo esperaban, a veces en unos segundos, con una convicción que, como dice uno de ellos, es haber pasado de vivir entre vinagre a disfrutar en una pastelería.

El director del documental concluye: lo que les ha pasado a ellos, te puede pasar a ti.


Fuente www.zenit.org

 
 
 
  • aldo
    Cuando miro en retrospectiva, no puedo creer lo que veo, más aún cuando sé que lo he vivido. Parece que hubo dos personas que poco a poco se separaron, una por un camino, otra por otro. Caminos casi opuestos, agregaría. Todo a partir del reconocimiento de las propias miserias, el pedido de la gracia de creer, y un esfuerzo (bastante poco!) aplicado a los hábitos. Dios quiso que hoy desconozca al niño, al adolescente y al hombre que fuí, y me reconozca solo en Cristo, único marco en el que habito, único espacio que sé mío. Muchas caídas y otras levantadas me fueron marcando; algunas de repetidas ya se van diluyendo; otras, se fueron de golpe, sin anestesia. Pero sé que en el camino quien fuí no existe en mis pensamientos, y que Dios, en la esperanza de mi salvacion, va dibujando un sendero y me atrae despacio hacia Su Sonrisa. Quiera El, que no me separe nunca de ese gesto cómplice que me dice ..."puedes....."

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación