Tocando para el cambio

Un día el productor musical Mark Johnson escuchó cantar a un músico callejero de Santa Mónica y decidió compartirlo con el mundo. Su idea se volvió un proyecto internacional por la paz.

 
Tocando para el cambio
La música es un lenguaje universal. Y esta ONG se lo toma tan en serio que la usa para ayudar a entablar diálogo entre enemigos. 

El proyecto "Playing for Change", dirigido por Mark Johnson, ha cautivado a millones de personas en el poco tiempo de existencia que tiene. Primero ganó el Festival Sundance con un documental acerca de los músicos callejeros norteamericanos, ahora ha dado el salto a través de las fronteras y ha sacado a la luz un gigantesco esfuerzo que involucra a cantores de todo el mundo. 

El proyecto “Playing for change”, o “Tocando para el cambio”, Está decidicado a formar musicalmente a miles de niños y adultos. Comenzó hace diez años y ya tiene programas en Ghana, Nepal, Sudáfrica, Mali y Ruanda. 

Los miembros de la ONG piden a cada alumno que se centre en su propia música y cultura. Es el modo de desarrollar piezas únicas, de hacerles pensar sobre sus raíces comunes y de utilizar la música como herramienta para tratar temas difíciles como la guerra o el tráfico de seres humanos.

Así han abierto varias escuelas de música, con la ayuda de profesores, de voluntarios y, por supuesto, de las mismas comunidades.

Con siete programas y más de 600 estudiantes “Playing for Change” ya está dando grandes pasos. Por ejemplo, sus escuelas han creado unos 130 puestos de trabajo. Además, esperan seguir creciendo. Una forma de cambiar el mundo a través de la música, melodía tras melodía. 

Fuente Rome Reports
 
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación