Una pasajera de lujo

Una anécdota de Madre Teresa que demuestra que nunca daba marcha atrás.

 
Una pasajera de lujo

En sus viajes por la India, llevaba consigo una gran imagen de la Virgen de Fátima, casi de tamaño natural, que le habían regalado. Una vez la colocó en el tren en el asiento contiguo, y el revisor quería hacerle pagar el billete a Nuestra Señora. Madre Teresa le explicó que su pase gratuito de los Ferrocarriles Indios era para ella y una acompañante... y que ésa era su acompañante ese día. El agente insistió: las estatuas no hablan, y por tanto no hacen compañía. "Pues yo le hablo y ella me escucha. Y a veces ella me habla y yo la escucho a ella". El revisor se dio por vencido.


(Fuente: López de Rego, Fernando. Teresa de Calcuta. La persona)

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación