María, estrella de la evangelización

Comienza un nuevo año, se renueva el compromiso de anunciar a Cristo a todas las gentes. Pidámosle a La Madre que nos guíe y reconforte.

 
María, estrella de la evangelización

Virgen María, que estuviste presente en el comienzo de la misión,

en Pentecostés, junto a los Apóstoles,
cuando nacía la Iglesia misionera,


sé la estrella de la evangelización que la Iglesia,


dócil al mandato del Señor, debe promover y realizar,


sobre todo en estos tiempos difíciles, pero llenos de esperanza.



Tú, que en la mañana de Pentecostés presidiste con tu oración el comienzo de la evangelización bajo el influjo del Espíritu Santo,

ayúdame a ser un contemplativo en acción,

que sepa hacer de mi vida un encuentro íntimo y permanente con Dios,

para que pueda mostrarlo al mundo de manera creíble.



María, Madre y Reina de los Apóstoles, que acompañaste desde el inicio el camino heroico de los misioneros,


inspira a todos los creyentes a imitarte en la solicitud premurosa y solidaria por el vasto campo de la actividad misionera.



Suscita vocaciones misioneras en nuestra Iglesia,


para que cada vez seamos más los obreros que trabajemos por construir el Reino de Dios en medio de los hombres.

Amén.

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación