Oración diaria de San Juan Pablo II al Espíritu Santo

Cuenta que teniendo 11 años se le complicaban las matemáticas y su papá le enseñó esta oración que rezó por más de 60 años.

 
Oración diaria de San Juan Pablo II al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Creador


visita las almas de tus fíeles

y llena de la divina gracia los corazones,

que Tú mismo creaste.

 

Tú eres nuestro Consolador,

don de Dios Altísimo,

fuente viva, fuego, caridad

y espiritual unción.

 

Tú derramas sobre nosotros los siete dones;

Tú, el dedo de la mano de Dios;

Tú, el prometido del Padre;

Tú, que pones en nuestros labios

los tesoros de tu palabra.

 

Enciende con tu luz nuestros sentidos;

infunde tu amor en nuestros corazones;

y con tu perpetuo auxilio,

fortalece nuestra débil carne.

 

Aleja de nosotros al enemigo,

danos pronto la paz,

sé Tú mismo nuestro guía,

y puestos bajo tu dirección,

evitaremos todo lo nocivo.

 

Por Ti conozcamos al Padre,

y también al Hijo;

y que en Ti, Espíritu de entrambos,

creamos en todo tiempo.,

 

Gloria a Dios Padre,

y al Hijo que resucitó,

y al Espíritu Consolador,

por los siglos infinitos. Amén.

 

 

V. Envía tu Espíritu y serán creados.

R. Y renovarás la faz de la tierra.




Oremos

Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a tu Espíritu para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación