San Francisco de Asís, patrono de la ecología

La importancia del cuidado de la creación en la espiritualidad cristiana.

 
San Francisco de Asís, patrono de la ecología

 Aplaudan los ríos, aclamen todos los árboles del bosque (Salmo 97, 95)


La conquista y la explotación de los recursos, se ha convertido en predominante e invasora, y ha llegado, en la actualidad, a amenazar la propia capacidad hospitalaria del medio ambiente.

El medio ambiente, entendido, como un "recurso" amenaza el medio ambiente, entendido, como "casa".

La destrucción de los bosques, incluso a través de incendios imprudentes, acelera los procesos de desertificación con peligrosas consecuencias para las reservas de agua y afecta la vida de muchos pueblos  y el bienestar de las generaciones futuras.

Dios es Creador y jardinero del mundo, Él que nos regala los árboles, los campos, y todas las plantas, nos ordenó cuidar la creación con un señorío de servicio. La presencia del pecado en el mundo ha lastimado la relación del hombre con la naturaleza. Aceptar la redención de Cristo significa transformar nuestra actitud con el medio ambiente y comprometernos a su cuidado para gloria de Dios y provecho de todos.

“La actitud que debe caracterizar al hombre ante la creación es esencialmente la de la gratitud y el reconocimiento. El mundo se presenta a la mirada del hombre como huella de Dios, lugar donde se revela su potencia creadora, providente y redentora”. (Compendio de la doctrina social de la Iglesia, 487)

 

ORACION ATRIBUIDA A SAN FRANCISCO

Omnipotente, altísimo, bondadoso Señor, tuyas son la alabanza, la gloria y el honor; tan sólo tú eres digno de toda bendición, y nunca es digno el hombre de hacer de ti mención.

Alabado seas por toda criatura, mi Señor, y en especial seas bendecido por el hermano sol, que alumbra, y abre el día, y es bello en su esplendor, y lleva por los cielos noticia de su autor.

Y por la hermana luna, de blanca luz menor, y las estrellas claras, que tu poder creó, tan limpias, tan hermosas, tan vivas como son, y brillan en los cielos: ¡bendito sea mi Señor!

Y por la hermana agua, preciosa en su candor, que es útil, casta, humilde: ¡lalabado sea mi Señor! Por el hermano fuego, que alumbra al irse el sol, y es fuerte, hermoso, alegre: ¡bendito sea mi Señor!

Y por la hermana tierra, que es toda bendición, la hermana madre tierra, que da en toda ocasión las hierbas y los frutos y flores de color, y nos sustenta y rige: ¡lalabado sea mi Señor!

Y por los que perdonan y aguantan por tu amor los males corporales y la tribulación: ¡felices los que sufren en paz con el dolor, porque les llega el tiempo de la consolación!

Y por la hermana muerte: ¡bendito sea mi Señor! Ningún viviente escapa de su persecución; ¡ay si en pecado grave sorprende al pecador! ¡Dichosos los que cumplen la voluntad de Dios!

¡No probarán la muerte de la condenación! Servidle con ternura y humilde corazón. Agradeced sus dones, cantad su creación. Las criaturas todas, bendecid a mi Señor. Amén. 

 
 
 
  • MARIA ISABEL
    Hola. Muy bueno el sitio. Me interesa esta nota como admiradora de San Francisco y como habitante preocupada de este planeta. Lo único que quiero observar es que en todo el sitio no hay (o yo no la encontré) ninguna alusión o reflexión o exposición de ideario en cuanto a una visión cristiana sobre los animales. Sabemos que San Francisco los llamaba "hermanos" y que se le atribuye una anécdota con un lobo en Gobbio que lo muestra compartiendo la postura de los proteccionistas en cuanto a la recuperación de animales peligrosos. La defensa de los animales tiene que ver con la valoración del indefenso y con la defensa de la vida, (los proteccionistas se oponen a la eutanasia, asisten con sus medios a animalitos con discapacidad y/o en estado crítico y hasta terminal en términos de salud, por no mencionar la asistencia a los viejitos o la recuperación de animales agresivos). Todos estos conceptos, (además de la oposición a la discriminación y al tráfico), comulgan con los valores cristianos. Me gustaría saber qué opina la Iglesia y si hay Tradición o Magisterio que ilumine estos postulados. Muchísimas gracias.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación