San Juan Ante Portam Latinam

 

En el primer párrafo del Martirologio Romano, dice lo siguiente: "En Roma la conmemoración de San Juan ante Portam Latinam, el cual por orden de Domiciano fue llevado prisionero de Efeso a Roma".


El senado lo condenó a morir en un caldero de aceite hirviente, frente a dicha puerta; pero el santo salió de la prueba más joven que antes.


Tanto Alban Butler, que sigue en esto a los críticos de su tiempo, así como Tillemont, no discuten la historicidad del hecho y consideran a San Juan como mártir.


Durante el gobierno de Nerva, San Juan "el apóstol amado", volvió a Efeso, donde murió apaciblemente.


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación