San Patricio

 

Nació probablemente en Inglaterra; su padre era funcionario municipal. Siendo adolescente, fue raptado por invasores y vendido por como siervo a los paganos de Irlanda. En un lapso de seis años de trabajo rudo y de sufrimiento por su esclavitud, su alma se templó maravillosamente para la santidad. Los datos sobre su preparación, ordenación primero sacerdotal y luego como Obispo antes de emprender la conversión de Irlanda son muy confusas; pero se cree que Patricio estudió en Francia y que fue ordenado como sacerdote y luego Obispo por San Germán de Auxerre a fin de que evangelizara Irlanda.

A su arribo a tierras irlandesas, San Patricio permaneció una temporada en Ulster, donde fundó el monasterio de Saul y emprendió, con su energía característica la tarea la predicación del cristianismo entre los pobladores de Irlanda. Cuando reunió en torno a él numerosos discípulos fieles, como por ejemplo Benigno, destinado a sucederle en la obra de evangelización, progresó rápidamente. 

Hacia el 444, fundó la iglesia catedral de Armagh (hoy Armoc), la sede principal de Irlanda. Definitivamente, la vida de este santo se caracterizó por una presencia tanto humana como divina: el prodigio de la abundantísima cosecha que Dios le permitió recoger en Irlanda estaba siempre presente ante el santo y le colmaba de gratitud.

 



 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación